La honestidad de M-Clan, C. Cortos, Limones y Siniestro T. (I) - Popes80.com
RSS - Suscríbete  
Síguenos en:
  
  
  
  
La honestidad de M-Clan, C. Cortos, Limones y Siniestro T. (I)
Pascual Roel   |   18/10/2010
La llegada del curso, como siempre, nos ha traído novedades discográficas. Más allá de su mayor o menor relevancia; más allá de su oportunidad; más allá de su significancia, los últimos discos de M-Clan, Celtas Cortos, Los Limones y Siniestro Total tienen toda una serie de características conjuntas que hacen plausible un análisis colectivo. A saber: a) las cuatro son bandas de amplia trayectoria; b) han sufrido diferentes cambios de formación; c) algunos productores han ejercido influencias decisivas en sus proyectos musicales; d) todos han dado volantazos estilísticos en sus carreras; e) las cuatro bandas han tenido que hacer frente a abandonos de algunos de sus miembros; f) han tenido una época de mucha popularidad; g) tienen un líder carismático que destaca en sobremanera.

- Ya está este con sus rollos, Don Óscar

- [Don Óscar] Cállese! Todos, en buena manera, somos responsables de lanzar al precipicio determinadas historias, que van creciendo hasta que se vuelven tan grandes que nos aplastan.

- Quizá no estoy preparado para esto; quizá pensé que sí, pero no.

- [Don Óscar] Nunca dice nada por decir, aunque a algunos le gusta cocinarse en su propia salsa. Sea paciente.

En realidad, la reflexión sobre estos cuatro grupos es una oportunidad para hablar del tiempo, de los individuos, de sus relaciones, de sus decisiones, de la imagen propia y la que se proyecta, en definitiva, de razonar sobre nosotros mismos. Establezcamos un parámetro de inicio. Los cuatros grupos hablan del presente como una deducción lógica del pasado. Hablan como si hubiera una conexión inmediata entre el pasado y el presente, como si las decisiones del pasado llevaran al presente. En buena medida es así, pero no todas las acciones/decisiones del pasado nos llevan a poder entender el presente. Esta concepción del presente les lleva a crear un tiempo, más bien un friso temporal, de total realización donde el presente sería el mejor de los tiempos posibles para su obra artística, algo lógico si de lo que se trata es de presentar un trabajo nuevo e intentar “venderlo”. Pongo “venderlo” entre comillas puesto que muchas veces la venta se realiza más a partir de las propias canciones que de un discurso más o menos elaborado. En este tiempo, por tanto, nos encontramos con cuatro trabajos que suponen un paso más en unas carreras discográficas ya muy largas, a la vez que es una oportunidad para disfrutar de nuevo de los integrantes de cada grupo y sus líderes respectivos.

M-Clan nos plantean un disco donde la gran novedad es la profundización en lo que apuntaban en su trabajo anterior. “Para no ver el final” (Warner Music, 2010) es una vuelta de tuerca más allá de “Memorias de un espantapájaros”. Carlos Raya, Carlos Tarque y Ricardo Ruipérez han construido un disco completo, denso, con muchos registros pero sobre todo muy trabajado. La nueva idea es alejarse de antiguas fórmulas que los llevaron a frecuentar los “40 principales”, como si eso fuera un fin en sí mismo. El resultado es una música adulta, bien conceptualizada y profundamente fértil, estilizada y audaz. Es una evolución de sonido que se ha dejado por el camino a otros dos miembros de la banda: Pascual Saura y Juan Antonio Otero. Resulta, ahora, que ambos ya estaban “de más” en la banda y que hacía tiempo que las cosas no funcionaban. Por lo tanto ahora M-Clan se presentan como dúo (más Carlos Raya) “porque siempre lo han sido en realidad”. Esa presentación como todo lo referente a su amor por el vinilo forman parte del discurso “colateral” en la presentación de todo nuevo trabajo. En principio debiera de ser así, pero hay algo que se les escapa a Tarque y Ruipérez en todo esto. Puede que ellos no lo perciban, pero la imagen que destilaban M-Clan era la de un grupo rocoso, sólido y compacto, donde Saura y Otero eran parte de la estética del grupo. Recuerdan en buena medida a Gabinete Caligari, donde eran tres y al romper ese trío, pese todo, se rompió la magia, como se puede comprobar en la carrera de Jaime Urrutia en solitario. Volviendo a M-Clan, un grupo que empezaron como los “Black Crowes” españoles, ahora tenemos que entender esa realidad, que M-Clan son sólo dos (casi tres) y que toda aquella imagen era falsa. Y ahí está el punto de ruptura, una cosa es lo que “es” y otra lo que “parece ser”, y la mayoría estábamos en el “parecer ser”. El problema ahora es como encajar el “ser” con el “parece ser”, incluso puede suceder que no haya posible acople, puesto que es tan importante una cosa como la otra, sobre todo en un grupo musical, donde la imagen es tan importante. La forma, en cierto sentido, devaluadora del trabajo de Saura/Otero no ha quedado bien. Hubiera sido mejor otra explicación más elegante, aunque si fuera así le echaríamos en cara que no fuera sincera. Era un toro difícil de lidiar y Tarque/Ruipérez lo han hecho con buenas canciones y unos textos sobresalientes, donde Tarque crece día a día como letrista, como escritor y también como “frontman”. Se puede comprobar en cada concierto la sencillez de Tarque, como se relaciona con todo el mundo, como nunca le falta una sonrisa, como no le importa mezclarse con la gente. También en lo estético ha avanzado, y mucho. Ha sido, es y será uno de los mejores cantantes de nuestro país, aunque muchos reconocemos la excelente época bajo Alejo Stivel y sobre todo aquel primer disco con Carlos Raya “Sopa fría”, donde crearon preciosas canciones, que sí, sonaban en los “40 principales”; sí, cuando todavía sonaba el rock allí, pero no había prejuicios.

- No, todavía no. No puedo ver el presente y mucho menos el futuro.

- [Don Óscar] Le falta decir que por mucho que quieran, no es una imagen “distinta” aparecer fumando en la portada…

En cuanto a Los Limones, Santi Santos se intenta recuperar de “Sigue” (Carlistos Records, 2008) con un disco conceptual dedicado a las gaitas: “Arriba esas gaitas” (Carlistos Records, 2010). Los Limones, o Santi Santos, han sufrido múltiples incidencias en su larga carrera musical. La más importante, sin duda, fue el abandono de Pepe Ramos, Álvaro Lamas, Rafa Pereira y Pipo García en diferentes momentos del grupo. A partir de ahí Santi Santos intentó explicar que Los Limones son un grupo donde “entra y sale gente” y que el que se mantiene es él. Sin duda, los proyectos conjuntos están sometidos al tiempo, a los diferentes intereses, a los enfados, a la convivencia, etc. Y todo eso no suele funcionar. Son pocos lo grupos que se mantienen con todos sus integrantes en el tiempo. Y ahí existen toda una serie de críticos que se agarran a ese argumento para reclamar la “autenticidad” de tal o cual época del grupo en cuestión. Los Limones han variado mucho, han tenido muchas formaciones, pero la que reunió a los arriba nombrados fue la más sobresaliente. En parte la recuperaron en el disco “Palabras” de 2006, pero todo se volvió a romper sin muchas explicaciones. De todas formas, Santi sigue cabalgando, sigue trabajando, sigue cantando. Y tiene mucho mérito y una gran capacidad de reinventarse. Ahora, sin ninguno de ellos, con una nueva steel guitar vuelven a la carga. Un disco conceptual, mirado hacia Galicia y que recupera algunas antiguas canciones donde se incluía la gaita, como “Ferrol”, que vuelve a sonar muy decentemente (tras el sonido rígido de aquel directo). El grupo que nos presenta Santi Santos en esta ocasión vuelve a sonar a Limones y él sigue igual de inspirado con las letras. Seguramente es el poeta menos valorado del música española, cuando es uno de los mejores. A veces da la impresión que Los Limones es un grupo perseguido por cierta mala suerte. Ahora es otra oportunidad. El giro hacia lo gallego no es lo más recomendable, aunque tenemos que recordar que también compusieron la canción que sirvió para presentar al PP de Núñez Feijoo. Estoy seguro que Los Limones seguirán y seguirán. Y acabarán por ser reconocidos. “Ahora cuando; Galicia donde”, escribe Santi Santos…

- Necesito encontrar algo de tiempo para mí mismo

- [Don Óscar] Qué le pasa?

- Sigo sin poder ver el futuro


Otro grupo gallego, Siniestro Total, presentan un nuevo disco de nuevo producido por el eficaz Joe Hardy y que se titula “Country & Western” (2010) que también tendrá su edición en vinilo. Los de Vigo muestran un sonido muy solvente, de auténtica banda compactada y muy, muy, experimentada. Javier Soto está en un gran momento; a Ángel González no se le escapa nada, está como nunca y las nuevas canciones son muy refrescantes, sobre todo las firmadas por el dúo Hernández/Soto, que sigue evolucionando a cada paso, aunque ya hemos defendido la conveniencia de que Javier Soto ocupe un lugar más destacado en el grupo. Lejos queda aquel día de enero de 1994 cuando los seguidores de Siniestro se dividieron en “juliancistas” y “costistas”. Muchos han seguido a cada uno de los líderes pero hemos sido muchos los que nos hemos parados observado, escuchando y apreciando las dos evoluciones sin subirnos a ninguna de las dos facciones…

- Va a permitir que todo siga así? Me siento usado de tanto manosear conceptos …

- [Don Óscar] Quizá sea el rezongo de sus manos. Puede Vd. pensar e ir a su manera.

- Cree que todavía estoy a tiempo?

- [Don Óscar] I still do…
Comentarios
0  comentarios
contenido
Comentar noticia
Nombre y apellidos:
E-mail:
Comentario:


Popes80.com no se responsabiliza, ni comparte necesariamente las opiniones vertidas por sus lectores en estos comentarios
Para que publiquemos su comentario rellene los campos anteriores.
Popes80 se reserva el derecho de publicar, resumir, extractar o eliminar los comentarios que considere oportunos.
No se permitirán insultos, amenazas, mensajes pornográficos, spam, mensajes escritos en lenguaje de móvil, etc...
Todos los comentarios son revisados por la redacción de Popes80.com, por lo que su comentario podría no aparecer publicado inmediatamente.
Pascual Roel es periodista y colaborador de opinión en POPES80.com
Compartir
Publicidad opinión
Noticias relacionadas
Hoy en popes80.com
Más leído
Publicidad noticias dcha