Armados en su nube - Popes80.com
RSS - Suscríbete  
Síguenos en:
  
  
  
  
Armados en su nube
Juan Herrero   |   08/11/2010
Para él aquel tipo de público era el que merecía la pena, el que sabe valorar la hermosura del silencio, el que le deja oír, cuando está tocando, su música y su respiración.
Cada noche lo repetía como un juego. Contaba “un, dos, tres cuatro” y rompía el silencio de un golpe con forma de acorde. Retumbaba una tremenda pasión en aquella canción. Para él aquel tipo de público era el que merecía la pena, el que sabe valorar la hermosura del silencio, el que le deja oír, cuando está tocando, su música y su respiración. Comprobaba el respeto que se tiene por su obra, no por su éxito, observaba la alegría de la gente formando cola para retirar las entradas, sentía el alma de aquel momento único, misterioso, vivo. Porque para él no podía existir en el mundo nada mejor que aquel trago de vida plena.

Unas horas antes no podía conciliar el sueño, desesperado al saber que lo más seguro es que no iba a dormir nada antes de que sonase su radio-despertador. Siempre le pasa lo mismo antes de un concierto importante. En su duermevela recorría viejos teatros en los que antes había estado, meditaba sobre por qué nunca solía dormir nadie a su lado, y por qué demonios no podría quedarse dormido de una santa vez. En aquel sueño ligero algunos pensamientos poéticos aliviaban su fatiga, como el reflejo de la luna, o aquel cuerpo desnudo que recordaba con nostalgia. Sus mejores canciones hablaban del mar, de la soledad, de mujeres hermosas, inocentes y algo salvajes. Cerró de nuevo sus ojos deseando soñar con ser el que no era.

Fuera del teatro, en aquella ciudad de hormigón y asfalto, se desató una fuerte tormenta que limpiaba la suciedad del aire chocando contra las aceras, mientras los habitantes huían atemorizados.

Ella llevaba semanas esperando aquel concierto y sabía apreciar la música que escuchaba y cómo la estaba escuchando, en silencio. Detestaba que alguna groupi pidiese a gritos alguna canción, incluso le molestaba que el cantante pidiese al público que cantase en vez de él. Ella no iba a ser la protagonista, pues lo único importante era el artista y su música.

Un par de años antes ella había descubierto el primer disco de aquella joven promesa de la música española, la fuerza emotiva de sus canciones produjo un big bang de sentimientos en lo más hondo de su ser. Dos años después seguía disfrutando de sus canciones como en el primer impacto. Lo que más apreciaba de su música era que las letras seguían contando historias con las que se podía identificar, con las que podía llegar a elevarse por encima de la mediocridad, lo que se le ofrecía no eran una retahíla de bonitas palabras unidas que juntas carecían de todo sentido. Para ella, él todavía seguía pisando tierra firme antes de llevársela a volar.

Fue así como aquellos dos desconocidos se vieron en aquel teatro que les protegía de la lluvia, se encontraron con una fuerza que salía de su alma y no de su cuerpo, no podían controlar las reglas más elementales de la física, pero aquel sonido, con aquella poesía, era una tranquila rebelión. Y volaron a su nube, notaban todavía la humedad de la tormenta, contemplaban los restos de una noche libre, aquello era el infinito. Armados en su nube luchaban por exprimir su vida.
Comentarios
0  comentarios
contenido
Comentar noticia
Nombre y apellidos:
E-mail:
Comentario:


Popes80.com no se responsabiliza, ni comparte necesariamente las opiniones vertidas por sus lectores en estos comentarios
Para que publiquemos su comentario rellene los campos anteriores.
Popes80 se reserva el derecho de publicar, resumir, extractar o eliminar los comentarios que considere oportunos.
No se permitirán insultos, amenazas, mensajes pornográficos, spam, mensajes escritos en lenguaje de móvil, etc...
Todos los comentarios son revisados por la redacción de Popes80.com, por lo que su comentario podría no aparecer publicado inmediatamente.
Juan Herrero es colaborador de POPES80.com
Compartir
Publicidad opinión
Noticias relacionadas
Hoy en popes80.com
Más leído
Publicidad noticias dcha