Disparos contra el letrero de un comercio - Popes80.com
RSS - Suscríbete  
Síguenos en:
  
  
  
  
Disparos contra el letrero de un comercio
Juan Herrero   |   23/03/2011
No existe una fórmula secreta para que una canción sea un éxito, si la hubiese el dueño de dicha fórmula sería el propietario del mejor derecho de autor del mundo.
A raíz de la noticia que publicó Popes80 relativa al reportaje que hicieron en la Rolling Stone sobre gente de la música, en el que el Director de Los 40 realizaba las polémicas declaraciones en las que calificaba el Pop español de antiguo y casposo, y otras perlas del tipo “A mí lo que me interesa es que me escuchen los que están en la calle, para luego ir con mi saco de oyentes a Peugeot, para que compren mi producto”. Así de fácil. Como quien divide el bien del mal, quien levita sobre el negocio de la música sin mancharse los pies de barro.

He leído también los comentarios que ha suscitado tal noticia y como casi siempre se acaba llegando a la típica conversación de “la música comercial”. ¿Qué es? ¿Quién está legitimado para etiquetarla? Y parece que todo lo que suena en Los 40 es música comercial.

Casi siempre que se menciona la expresión “música comercial” solemos emplearla como algo peyorativo, restándole valor. Pero ¿qué significa que algo es comercial? Si realizamos una consulta a la Real Academia Española (www.rae.es) podemos empezar a sacar unas cuantas conclusiones en su segunda acepción “2. adj. Dicho de una cosa: Que tiene fácil aceptación en el mercado que le es propio”. El mercado que le es propio. Esta frase nos hace entender que la música comercial no es un género propio con unas pautas determinadas, sino que cualquier música que venda más discos dentro de su género también se puede decir que es comercial.

¿Basta con que un grupo venda más que el resto para considerar que su música es comercial? No lo sé. Lo que puedo asegurar es que todavía no he conocido ningún grupo que no quiera vender más discos, llegar a la mayor cantidad de gente posible, poder transmitir a la mayor cantidad de personas su arte. Toda creación artística refleja una necesidad de comunicación con el exterior, por eso nadie compone para sí mismo, aunque lo haga por necesidad. Sin un individuo que lo aprecie el arte no existe.

¿Cómo hacer que algo sea comercial? ¿Poner un maletín lleno de pasta en la mesa del que elige que suena en Los 40 asegura el éxito? Seguramente no lo asegura, pero ayudar, ayuda. No todo en este mundo se soluciona o consigue con dinero porque ¿puede una canción gustar por el hecho de sonar mil veces al día en la radio? Tengo mis dudas, puedes llegar a soportarla en silencio hasta determinado número de veces, pero cuando traspasan la línea de lo insoportable el instinto asesino acude rápido a nuestra mente. Algunos lo consiguen con los mismos trucos que utilizan los establecimientos de comida rápida, sabemos que es una mierda pero aun así acudimos a ese panal de miel atraídos por ese sabor que gusta pero que a la vez daña. El problema está en la gente que hace la música para intentar vender, porque esas canciones son las más superficiales y vacías que existen y generalmente se mueren antes de conseguir el éxito. No existe una fórmula secreta para que una canción sea un éxito, si la hubiese el dueño de dicha fórmula sería el propietario del mejor derecho de autor del mundo, sería a la música lo que un concejal de urbanismo a la política.

Para determinados yihadistas de la música Indie que alguien venda más de dos mil discos es una ofensa a sus creencias. En los días que corren vender dos mil discos más que una ofensa es un milagro. ¿Cuántos grupos han sido acusados de vendidos por pegar un pelotazo con algún disco o incluso alguna canción? La pregunta correcta, y con la que terminaríamos antes el recuento, es ¿Cuántos no fueron acusados? Y eso lleva a la última cuestión ¿Está lo comercial reñido con la calidad? A mí me encantan los Beatles, grupo que puede representar mejor que nadie el negocio que puede llegar a generar la música. Fueron los principales creadores del negocio, los más comerciales de todos, y sin embargo nadie les etiqueta de tal cosa.

Siempre quedará la eterna discusión de acusar a un grupo de ser “comercial” y éste defenderse diciendo que el compone para llegar al mayor número de público posible, que los que le critican sufren un ataque irrefrenable de envidia y éstos negarán tal afirmación asegurando que están contentos con el público que tienen y que no componen para llegar, sino para mostrar a quien lo aprecie su arte. “Niñatos”, “frikis”, “adolescentes”, “coñazo”,etc. adjetivos que pueden surgir en esta eterna discusión, sin que nadie se pare a decir que la música está hecha para transmitir una emoción, que su fin es que alguien pueda y la sepa apreciar. Da igual el número de copias vendidas, o el número de descargas. “No se puede acusar del maldad a una canción” (Andrés Calamaro dixit).
Comentarios
1  comentario
contenido
Comentar noticia
Nombre y apellidos:
E-mail:
Comentario:


Popes80.com no se responsabiliza, ni comparte necesariamente las opiniones vertidas por sus lectores en estos comentarios
Para que publiquemos su comentario rellene los campos anteriores.
Popes80 se reserva el derecho de publicar, resumir, extractar o eliminar los comentarios que considere oportunos.
No se permitirán insultos, amenazas, mensajes pornográficos, spam, mensajes escritos en lenguaje de móvil, etc...
Todos los comentarios son revisados por la redacción de Popes80.com, por lo que su comentario podría no aparecer publicado inmediatamente.
Juan Herrero es colaborador de POPES80.com
Compartir
Publicidad opinión
Noticias relacionadas
Hoy en popes80.com
Más leído
Publicidad noticias dcha