Coque Malla nos abre las puertas de su casa para grabar un concierto acústico - Popes80.com
RSS - Suscríbete  
Síguenos en:
  
  
  
  
Coque Malla nos abre las puertas de su casa para grabar un concierto acústico
Arancha Moreno   |   19/09/2011
El músico invitó a periodistas y amigos a asistir a la grabación de "Termonuclear" en su domicilio.
"Buenas noches. Bienvenidos a mi casa". Así empieza el acústico del disco 'Termonuclear', el directo que grabó Coque Malla el pasado viernes en su casa de la sierra madrileña. Un sitio único y un disco especial, que a pesar de su larga trayectoria musical ha logrado marcar un antes y un después en su carrera. Quizá por eso Coque ha decidido alargar la vida de este trabajo y se ha animado a grabarlo de nuevo, de principio a fin, en su propia casa, mano a mano con su guitarrista Nico Nieto. "Nos apetecía sacar algo para seguir alimentando a la gente que le ha gustado el disco", cuenta, aunque aún no sabe cómo será la edición: "A lo mejor se reedita el disco añadiendo el acústico, a lo mejor sale a la venta sólo el acústico, o se vende con entradas para la gira", comentan desde su discográfica. Tienen que pensarlo, pero de momento, manos a la obra.

La idea de grabar el disco en su casa fue del propio músico, y no ha tenido reparos en invitar a un reducido grupo de amigos y unos cuantos periodistas para asistir al gran momento. Entre los amigos, músicos compañeros de muchas batallas, como los ex Ronaldos Luis García y Luis Martín, y productores de renombre, como Suso Sáiz o el responsable de esta grabación y de muchas otras de Coque, Barry Sage. La previa es en el jardín, mirando de reojo el cielo y esperando que no se nuble demasiado para poder grabar con tranquilidad. Hay muchas preguntas, sobre todo después del famoso video que colgó en su página web, en el que comentaba que la música atravesaba un periodo difícil y quizá era buen momento para cambiar de lugar. Una noticia que los diarios digitales recogieron como su posible retirada de los escenarios, algo que no tarda en desmentir. "¿Dejarlo? Ni de coña, es absurdo, es mi trabajo, con lo que me gano la vida", aunque sí reconoce que el panorama es muy difícil ahora mismo."Todos sabemos cómo está la industria y la venta del disco, salvo fenómenos extraños. Vender un disco es una cosa muy rara, inestable. Este año ha sido muy duro", reconoce el músico. Pero a estas alturas de su carrera, Coque tiene claro el camino que quiere seguir: "Llega un momento en el que tienes dos opciones: o preocuparte por lo que espera el mercado de tí, o pasar de todo, liberarte y hacer lo que te salga. Yo elegí ese camino, no sé si me equivoqué, pero es un gusto. Muy liberador".

Quizá sea este camino el que le ha llevado al sitio adecuado, al sitio en el que toca "con todos", sin etiquetas ni lugares prohibidos. Precisamente con un disco que ha despertado sensaciones muy especiales: "Las reacciones que ha escuchado el disco han sido brutales, nunca las había recibido con ningún disco. Es un disco con una emoción muy fuerte. Podía haber sido un desastre o podía haber sido lo que ha sido, un disco que transmite mucho. A pesar de ser algo muy personal y muy íntimo, la gente lo ha entendido".

Un trabajo fruto de un año con muchos cambios, como reconoce el vocalista. "Fue un año alucinante, como una montaña rusa. Es peligroso, porque engancha", asegura Coque. Una carga emocional reflejada en el disco, aunque el artista no quiere entrar en detalles sobre qué produjo este vaivén vital. "El momento vital de 'Termonuclear' es entrar en intimidades muy grandes. Te dejo entrar hasta mi salón, al dormitorio no".

Son cerca de las ocho de la tarde y terminamos la charla para regresar al salón y empezar el concierto. Coque y Nico cogen sus guitarras y se sitúan delante de la chimenea. La estancia es diáfana, con algún cuadro surrealista colgando de la pared, estanterías repletas de DVDs, mesitas llenas de libros -desde Bukowski hasta Murakami- y el suelo lleno de bolas de luces de colores. Una treintena de invitados les rodeamos, atendiendo a la única premisa de la noche: guardar silencio durante la canción, y arrancar a aplaudir cuando nos salga.

Empieza a caer el sol y por el salón empiezan a desfilar una a una las canciones de 'Termonuclear', en el mismo orden. Desde 'Despierto' a 'Déjate llevar', realizando una vez más un viaje por las entrañas de este disco, un viaje cargado de emociones rodeado de algunos de sus seres más queridos. Poco a poco, y a pesar de la intensidad del disco, el ambiente se va relajando y Coque se va sumergiendo en sus canciones. Al otro lado, su productor, Barry, le va indicando cómo va la grabación, en un intercambio de opiniones rápido y divertido, con una complicidad palpable. Estamos entre amigos, tanto como para bromear con la recompensa posterior a la grabación: "Nosotros somos los teloneros de la tortilla de patatas de Macarena", sonríe, prometiendo un ágape post-concierto.

El ambiente distendido vuelve la grabación cada vez más cómoda. La voz de Coque llena la estancia, diáfana y sentida, dejando escuchar su respiración, quizá tanto o más de lo que ya se escucha en el disco. Un concierto desnudo, sin más aditivos que las dos guitarras, la voz de Coque y algún coro de Nico, dejando que la canción sea la protagonista, sosteniéndose con la misma entereza con la que fue concebida, pulida y defendida tantas noches en directo.

El disco toca a su fin, pero hay algunos temas que van a repetir, 'Despierto' y 'El barco' entre ellos. "¿No os importa?", pregunta Coque a un auditorio entregado, en el que más de uno tararea las canciones, aunque sea en silencio. Un silencio sólo interrumpido por las pisadas finales del perro de Coque, que logró burlar las puertas y se coló en pleno salón para asistir al fin del concierto.

El público arranca en aplausos, mucho menos comedido que al principio, y Coque se muestra contento. Sabe que la próxima será en los escenarios, en esa gira que vuelve a arrancar el 4 de noviembre en Granada, y que probablemente pase dos veces por Madrid: "este año o el que viene, a lo mejor hacemos dos conciertos, uno con banda y otro en acústico". Entre los planes del próximo año, Coque tiene un destino claro: "Ir a Buenos Aires a hacer unos conciertos allí. Tengo una conexión especial con Buenos Aires", asegura. Pero aún quedan unos meses, y unos cuantos conciertos, para seguir saboreando 'Termonuclear' a este lado del Atlántico.
Comentarios
0  comentarios
contenido
Comentar noticia
Nombre y apellidos:
E-mail:
Comentario:


Popes80.com no se responsabiliza, ni comparte necesariamente las opiniones vertidas por sus lectores en estos comentarios
Para que publiquemos su comentario rellene los campos anteriores.
Popes80 se reserva el derecho de publicar, resumir, extractar o eliminar los comentarios que considere oportunos.
No se permitirán insultos, amenazas, mensajes pornográficos, spam, mensajes escritos en lenguaje de móvil, etc...
Todos los comentarios son revisados por la redacción de Popes80.com, por lo que su comentario podría no aparecer publicado inmediatamente.
Coque Malla
Compartir
Publicidad opinión
Hoy en popes80.com
Más leído
Publicidad noticias dcha
Artistas