Amaral, Carlos Gamón y los demás - Popes80.com
RSS - Suscríbete  
Síguenos en:
  
  
  
  
Amaral, Carlos Gamón y los demás
Pascual Roel   |   25/10/2011
El nuevo disco de Amaral sigue mostrando dos cosas fundamentales: talento y trabajo.
Amaral ha editado un nuevo disco, lo que supone en sí mismo un acontecimiento a celebrar. El dúo zaragozano se ha establecido en la cima de nuestra música popular en los últimos años. El disco se titula “Hacia lo salvaje” (Antártida 2011) y está editado en su propia discográfica, un paso hacia el control total del producto que ha sido interpretado en claves antiguas puesto que hoy la promoción, la edición y el éxito están muy disueltos (si no como explicar el éxito de Ferreiro, Love of Lesbian, etc.). El productor es Juan de Dios Martín, un antiguo conocido para los/as aficionados/as a la música pop española. Fue el responsable de esa joya que fue “7 mares” de Los Limones y aquella maravillosa canción “Celos”, además de ser responsable de diferentes producciones. Juan de Dios quizá sea un elemento central en el disco. Ha ensuciado un tanto las pistas del grupo y lo ha dotado de un músculo rítmico más aplomado y presente. Se han perdido parte de aquellas guitarras cristalinas que nos había traído Cameron Jenkins, algo apuntado en el último directo (donde andaba por medio José M. Rosillo igual que en aquel directo de Hombres G y otros tantos) y también en menor medida en su disco de estudio anterior. Se ha pasado, por tanto, un pequeño visillo en el sonido que hace que el atractivo sonoro sea mayor. Juan de Dios, más allá de su excelente valía, representa el interface por el que Amaral se une al mundo de lo alternativo, lo más comercial y, por supuesto, a lo que se denomina aquí Indie, que es de donde parten Amaral y de donde jamás han salido. Juan de Dios está unido a Xoel López, otro de los abanderados de esta nueva forma de hacer música, que es a la vez amigo y colaborador de los zaragozanos, pero también a Elodio y otros muchos más.

En otro sentido, Juan de Dios también está conectado a una parte más comercial (Pereza, La Unión, Bosé, etc.), pero también está “enchufado” al mundo de Internet. Su proyecto Cambiodeplanes fue un ejemplo en muchos aspectos. La actual anarquía musical en cuanto a la influencia real de la opinión, la distribución y la crítica, hace que todo sea muy difuso. Youtube, las webs de información musical, y los medios comerciales hacen que haya que tener un “mostrador” en cada frente. Y eso es lo que siempre habían hecho Amaral: atender a los diferentes mostradores con amabilidad, eficacia y buen gusto. El equilibrio en esa faceta los ha convertido en modélicos. Como hemos dicho, surgen del mundo alternativo (Juan y Días de Vino y Rosas) pero supieron tener la cautela y la bonhomía de encajar en otros mundos. Así se supieron defender en el mundo comercial de las radios, la televisión y los medios masivos en general sin abandonar su origen. Nunca abandonaron sus querencias por Ferreiro, X. López, Jaime G de Sexy Sade, pero tampoco le hicieron ascos a colaborar con gran entusiasmo con Urrutia, Vega, Loquillo o Los Secretos, reconociendo su importancia y demostrando una gran capacidad de trabajo y naturalidad.

Musicalmente no se puede decir que Amaral pertenezcan al mundo del éxito o de la canción de digestión fácil e intrascendente. Las letras a flor de piel, profundas, trabajadas y llenas de talento y conexión con lo real acompañadas con acordes con gusto estético y arreglos preciosistas a partir de lo menudo (se pueden encontrar detalles espectaculares en ese sentido) hacen de Amaral un grupo con muchas aristas y múltiples registros. Esto no ha sido obstáculo para que los zaragozanos lograran éxitos y canciones de gran visibilidad mediática. En esencia, pese a los diferentes cantos de sirena, eso no ha cambiado. El nuevo disco de Amaral sigue mostrando dos cosas fundamentales: talento y trabajo. El resto es opinable. Muchos han apuntado un “cisma” con la falta de repercusión de su anterior disco, pero era un disco doble donde canciones como “El blues de la generación perdida” o “Perdóname” justificaban un disco, del que sólo tendría la relectura tan lenta de “Biarritz” para aquellos que pudimos conocer su versión original. Pero este disco, como todos los anteriores de Amaral, contiene canciones más fáciles y otras más complicadas, pero aptas tanto para el Indie más militante como aquel que le gusta la buena música.

Ahora parece que jugando con algunos de los aspectos estéticos del último disco (independencia), supuesta falta de singles y su ascendencia Indie, un tipo de prensa quiere acercar a Amaral a su “establo” y hacer que se centren en alguno de esos mostradores a los que tan bien han atendido los zaragozanos. Esa prensa musical cambiante, aprovechada, de “amiguetes”, que le gusta engrasar a grupos para tenerlos a su disposición y bizcochear a sus componentes quiere atraer a Amaral “una vez acabada la época 40 principales”. Así intentarían vincular a Amaral a lo cool, a lo raro, a lo rebuscado, al postureo, cuando no son nada de eso. Sería una pena que Amaral se echara en manos de esa prensa tan peligrosa (Loquillo podría escribir varios libros) como tampoco nunca se ha echado nunca en manos de la prensa más comercial. Muchos han intentado vertebrar el mundo musical en base a dos posturas encontradas. Una, la de los medios masivos y comerciales donde la música sería una mercancía más de usar y tirar y otra donde supuestamente se “entiende” de música y se valora a los artistas y su obra, pero desde el dogmatismo, el apriorismo y el beneficio propio donde prime el “olor a establo”. Ambas posturas son rígidas, poco dialogantes y tremendamente dispares en sus planteamientos pero similares en actuación: se usa y se tira a conveniencia. La verdadera riqueza de Amaral está en el público que los sigue y en su propia actitud y talento, con lo que el resto es accesorio. Dejemos que evolucionen a su antojo. Internet ha roto “algo” esas dos posturas y así también lo han entendido Amaral, quienes han cuidado de forma exquisita esos medios.

En cuanto al nuevo disco destaca una canción “Esperando un resplandor”, que tiene un comienzo de bajo muy a lo Simon Gallup de The Cure. El disco es un tanto oscuro, en muchos sentidos muy a lo The Cure y eso es lo que tira de él. Amaral tiene esa capacidad de ir ganándote a los pocos, desde los detalles. Ese bajo vale todo el disco. La primera escucha ya es definitiva. Y cuando vemos en directo a Jaime de Sexy Sade de guitarrista del grupo sólo podemos tener el sentimiento de querernos morir. Esa es otra de las grandezas de Amaral. Se han sabido rodear de los productores y músicos más adecuados en cada momento. Tener a Jaime allí a un costado es todo un pilar artístico tanto en pose como en lo musical. Otras canciones del disco como “Hacia lo salvaje” o “Antártida” son dos cromos inéditos en cualquier colección musical. Letras inspiradísimas, perfectamente elaboradas y un apoyo musical que encaja a la perfección todo. Música, letra y estética van de la mano una vez más en Amaral, puesto que Eva y Juan entienden, como debe de ser, que el artista tiene que tener una forma estética. Juan tiene la suya, peculiar, particular y muy elaborada y Amaral es la artista que mejor viste de todo el panorama español. Siempre perfecta. Nunca la he visto sobre un escenario incorrecta. Y con esas caras de sentimiento y de gran satisfacción por lo que está haciendo. “Montaña rusa” y “Hoy es el principio del final” son dos canciones eléctricas que mantienen el pulso del disco, que baja en potencia rítmica pero no en intensidad en “Olvido” o “Como el martillo en la pared”. También me gusta el cierre “Como locos” (otro tema estrella) y mucho menos “Riazor”. Un magnífico disco, en ascendencia con los anteriores. Para los que creen que no hay singles, le invitamos a escuchar algunas de esas canciones. Es cuestión de escucharlas y decidir. Talento, creatividad y eficacia sonora intacta después de más de 10 años de trabajo.

Sólo reseñarles a Amaral que sigo echando de menos a Carlos Gamón. Me gustaba verlo con sus platillos en “El Universo sobre mí” o no fallando una nota en “Marta, Sebas, Guille y los demás”. Su presencia allí, detrás, con su melena y su precisión era todo un seguro de vida para el grupo. Además lo vimos crecer…acompañado de Santi Comet (quien sentía cada nota de sus teclados como si fuese suya) que luego estuvo con Los Peces y ahora creo recordar que con Loquillo. Y el tercero de la lista, Manolo Mejías al bajo. Después también estuvo a mediados de los 2000 Javi Predeira, hoy en día con Dani Martín (antes Quique González) y con Carlos Gamón, que antes ha pasado por el Canto del Loco. Este último disco ha sido tocado por Toni Toledo y Chris Taylor y con programaciones de Antonio Escobar. Para la gira han elegido a Jaime de Saxy Sade para las guitarras entre otros. No quiero despreciar a nadie porque el trabajo de Coki Jiménez es tan efectivo como el de Carlos Gamón, pero sigo mirando hacia allí y el único que me encaja es él. Lo siento. Es lo que tiene crear una música en base a las minucias, a los detalles, a la sensibilidad y lo pequeño. Al final te fijas en todo y las piezas tienen que encajar. Aunque Carlos también hizo más grandes a ECDL y canciones como “Una foto en blanco y negro” le dio todo, incluso “patadas sonoras” que las revitalizaron…Pero con Amaral sólo me imagino allí con sus baquetas a Carlos Gamón, sentado con esa robustez rítmica y estética…y acompañando a Eva y a Juan. Por ahora no puede ser pero si algún día se da, igual ya no sería lo mismo y recordaría a Coki…
Comentarios
2  comentarios
contenido
Comentar noticia
Nombre y apellidos:
E-mail:
Comentario:


Popes80.com no se responsabiliza, ni comparte necesariamente las opiniones vertidas por sus lectores en estos comentarios
Para que publiquemos su comentario rellene los campos anteriores.
Popes80 se reserva el derecho de publicar, resumir, extractar o eliminar los comentarios que considere oportunos.
No se permitirán insultos, amenazas, mensajes pornográficos, spam, mensajes escritos en lenguaje de móvil, etc...
Todos los comentarios son revisados por la redacción de Popes80.com, por lo que su comentario podría no aparecer publicado inmediatamente.
Pascual Roel es periodista y colaborador de POPES80.com
Compartir
Pide un concierto de
Amaral
en tu ciudad


¿Qué es www.pideunconcierto.com?

Publicidad opinión
Hoy en popes80.com
Más leído
Publicidad noticias dcha
Artistas