Vistiendo a los Hombres G - Popes80.com
RSS - Suscríbete  
Síguenos en:
  
  
  
  
Vistiendo a los Hombres G
Anitta Ruiz de Monasterio   |   06/12/2011
Crónica de una semana en Zahara de los Atunes coordinando el vestuario de Hombres G para su nuevo disco y documental.
Todos los que tenemos entre 30 y 50 años hemos tarareado en más de una ocasión una canción de los Hombres G. Queramos o no forman parte de la banda sonora de nuestra vida desde hace más tiempo del que nos gusta recordar. Pues imaginaros mi cara cuando me llamaron para formar parte de uno de los proyectos más personales que los G iban a poner en marcha: un documental contando su historia, su trayectoria. Pero además un documental que sería un concierto acústico donde iban a participar sus amigos (y por amigos estamos hablando de gente de la talla de Albert Hammond o los Pereza).

La propuesta no podía ser más tentadora, una semana en Zahara de los Atunes. Bañados por el Atlántico y mecidos por las sintonías que han dado ritmo a mi adolescencia. Mi trabajo: la coordinación de vestuario. Lo que en un principio parecía tarea sencilla (los Hombres G no han tenido nunca una estilista en toda su carrera y además tienen un estilo muy marcado que no íbamos a cambiar ahora) se complicó un poco según se iba acercando la fecha. Nahuel Lerena, el director del documental, quiso que la película incluyera una escena con los protagonistas vestidos de traje, a lo Reservoir Dogs en sus propias palabras. Todavía me acuerdo cuando Santi Secades, el Productor Ejecutivo del trabajo, llamó a Esquimal, manager de los G, para preguntarles su talla de traje. La carcajada en la furgoneta la escuché yo, sin estar precisamente cerca del teléfono. Fue un desafío profesional, menos de 48 horas para conseguir los trajes y utilizando mi ciencia infusa para elegir las tallas.

No olvidaré nunca aquel lunes 5 de septiembre cuando colgaba con mimo y delicadeza cada uno de los trajes en aquella habitación del hotel Varadero. Estaba nerviosa, no voy a mentir. Más nerviosa todavía cuando llegaron los cuatro, en bañador y chancletas. Está mal decirlo pero los trajes les quedaban como un guante y los chicos no podían estar más guapos. Una vez vestidos y tras las fotos llegaba el momento clave… la entrada en el mar vestidos al atardecer. Toma única, eran los trajes que teníamos y tenía que valer a la primera. La playa de Zahara estaba abarrotada, los curiosos se agolpaban por todos lados mientras el sufrido equipo de producción luchaba porque todo estuviera en su sitio. Yo esperaba en una esquina con cuatro albornoces. ¿Os imagináis que David se resfría el primer día de rodaje? Quedó perfecto y ahora esa imagen abre y cierra el documental. Superada esa prueba el resto me parecía pan comido. Los siguientes cuatro días los chicos me conocerían como la “niña de las camisetas”. Siempre que aparecía revoloteando por el set era para pedir que se cambiaran de ropa para una nueva escena.

Pero no estaban ellos solos. Cuantas anécdotas. Ruben y Leiva, los Pereza, con su marcadísimo estilo. Creo que al pobre de Leiva le depilé la espalda al llenársela de cinta para conseguir que el cuello de su camiseta no se desbocara demasiado con el peso de los micrófonos. Albert Hammond tan elegante por fuera como por dentro. O el hilillo de voz que conseguí sacar para decirle a Álvaro Urquijo que la impoluta camisa blanca que llevaba daba reflejo y que teníamos que cambiar de atuendo. Las Ha*Ash no pudieron ser más divertidas y se probaron absolutamente todo lo que llevé hasta Cádiz. Habían volado desde México para rodar con sus ídolos y querían estar guapísimas. Tampoco olvidaré a Ana Torroja subida a su cama porque era la única manera de verse de cuerpo completo en su habitación. Fantástica con unos shorts de cuero que parecían estar diseñados para ella. Y Dani Martín, que está más guapo que nunca y al que todo le queda bien, como pude comprobar por los suspiros que levantaba allí por donde pasaba. Aquella noche, frente a la hoguera, viéndole como el quinto Hombre G, comprobé la buena sintonía que tenían entre ellos, mientras rezaba para que las chispas de la hoguera no quemaran el carísimo jersey de Filippa K que utilizamos para tapar un micrófono en la arena.

Fue sin duda una experiencia fantástica, uno de esos trabajos de los que te acuerdas para toda la vida y que además te dan el privilegio de ser testigo de excepción de momentos que pasarán a la historia de nuestra música. No tengo vergüenza al reconocer que abrazada a Estefanía, jefa de producción, soltamos alguna lagrimita al escuchar “Temblando”, eso sí sin permitir que eso nublara mi vista para salir corriendo a corregir cualquier arruga… que una ante todo es una profesional.
Comentarios
4  comentarios
contenido
Comentar noticia
Nombre y apellidos:
E-mail:
Comentario:


Popes80.com no se responsabiliza, ni comparte necesariamente las opiniones vertidas por sus lectores en estos comentarios
Para que publiquemos su comentario rellene los campos anteriores.
Popes80 se reserva el derecho de publicar, resumir, extractar o eliminar los comentarios que considere oportunos.
No se permitirán insultos, amenazas, mensajes pornográficos, spam, mensajes escritos en lenguaje de móvil, etc...
Todos los comentarios son revisados por la redacción de Popes80.com, por lo que su comentario podría no aparecer publicado inmediatamente.
Hombres G, en formato acústico desde Zahara de los Atunes
Compartir
Pide un concierto de
Hombres G
en tu ciudad


¿Qué es www.pideunconcierto.com?

Publicidad opinión
Hoy en popes80.com
Más leído
Publicidad noticias dcha
Artistas