Y después, ¿qué sucede después? - Popes80.com
RSS - Suscríbete  
Síguenos en:
  
  
  
  
Y después, ¿qué sucede después?
Pascual Roel   |   19/12/2011
Vamos a hablar de esas búsquedas, de esos instantes o encuentros para buscar cariño.
"No tengo a nadie en este mundo que…"; "Me engaño al verte tan cerca con otro…"; "Un poco de ti…" cantaba aquel grupo Donostiarra que se llamaron Insignificantes: sensibles, profundos, maravillosos y todo un adelanto de mucho de lo que vendría después junto con Las Aventuras de Kirlian. Por qué recordar a este grupo ahora? Pues porque hoy vamos a hablar de esas búsquedas, de esos instantes o encuentros para buscar cariño (eufemismo) o para encontrar la posibilidad de realizar "actos generadores". Y, sobre todo, de cómo se ha representado eso a través de la música. Han sido las canciones fruto de realidades o han sido las propias piezas musicales las que han creado realidades a partir de las letras? Tal y como Fumaroli hablaba de un Estado cultural, hoy en día, y sobre todo desde las revoluciones de los 70 (68) podemos hablar de un cambio en las relaciones de pareja o sexuales. Veamos algunos ejemplos a través de nuestra música. En buena medida esos encuentros en busca de cariño (unos/as) o en busca de sexo (otros/as) se han convertido en ideología para la noche y para toda una serie de vivencias de juventud. Queda para el análisis de cada uno la maldad/bondad de estas ideologías cuando las palpamos, a posteriori, con sus efectos sentimentales y de pensamiento.

La gallega Luz Casal cantaba por su boca composiciones de otros y decía "No me importa nada. Escucho tus bobadas acerca del amor y de deseo", en un muy buen intento de situar al hombre en el lugar que le corresponde. Mientras, Cristina Rosenvinge certificaba que "de noche todas las chicas brillan como sirenas, dicen cosas confusas mientras cruzan las piernas y sueñan con chicos guapos que les quitan las penas". La autora de origen escandinavo escribía eso en una canción preciosa que se llamaba "Pálido". "Te mueves en la noche pero ya no pillas nada" cercioraba Aurora Beltrán, quien apostillaba: "somos chicas fuertes", mientras que Café Quijano se lamentaban de que "ahora entiendo el afán por viajar a la Habana"

Pero hay más, Los Girasoules cantaban "aléjate" a una chica que quería disfrutar de dos chicos. En el mismo sentido Guaraná en su "Furgoneta del Amor" explicaban que "Hay que ver que cosas se me ocurren. No sé si volveré. Hoy marcharé sin ti. Nos vimos una noche y luego desaparecí" y Café Quijano hablaban de "decir dos te quieros" en un tema muy conocido.

Pero falta la estrella de la noche. El lío, la búsqueda de cariño, el encuentro y ya está, la relación rápida, de urgencia. Y después nada, ni nos conocemos sin importar en el daño que conlleven. Ni hablarse ni nada. David Santisteban lo reflejaba muy bien en un disco producido por nuestro Pablo Pinilla: "Tu cara de duende brillando en la penumbra del bar. Usé toda mi magia y tu no te quedaste atrás… se que es una aventura; estas cosas no duran mucho más que un cruce de un cometas; como se para el mundo un eterno segundo entre tus brazos al amanecer "llévame hasta el cielo solo una vez más y mañana podrás de nuevo echar a volar", "quédate en mi cama una noche más". Seguramente mucha gente de muchas generaciones se encuentran identificadas con esta canción. Es un canto a los sueños de la noche, a los deseos y motivaciones ocultadas de todas esas salidas. Y cuando se concretan pues todo va bien y se entienden como un triunfo. Pocos se arrepienten. Unos los cuentan como un triunfo y otros son desmenuzados y vilipendiados en conversaciones azarosas…" Mírame a los ojos sin temor que prometo no hablarte de amor", constataba en esa canción (Echar a volar) David Santisteban en un resumen de intenciones de lo que son esas relaciones.

También el grupo cántabro El Norte nos dejó una maravillosa canción en la que hablaba de "Tantos besos tanta soledad" y de que "Nada de lo que digas me va a importar. No empieces ahora a preguntar", así como "Ahora chica vamos a brindar y que sea esta noche una noche loca. No me mires a los ojos no pronuncies más mi nombre nada te puedo dar pero tú dame todo ya". La canción era "Nada te puedo dar", quien terminaba "Tu me darás tu amor sin preguntar. Sabes que mañana no estaré…ni siquiera me iré a despedir".

"Nos acabamos de conocer pero tengo que saberlo ya… he de saber si cuento contigo para estar conmigo hasta el amanecer vendrás conmigo a un hotel", cantaban los Hombres G en la reciente "He de saber", quien tienen en su amplio repertorio una canción tremenda al respecto, que es "Temblando": "De la mano y con mucho cuidado os besasteis en silencio donde no había luz. Y me hace gracia tu manera de contarlo". Es quizá uno de los versos mejor escritos de Summers.

También Terapia Nacional nos dejaban unas frases al respecto: "Esa chica te mira entra en acción. Marionetas del alcohol del humo que buscamos la huella que una chica dejó", al igual que Este o Este quien nos decían que "Las medias negras, la luna llena y en un descuido el primer amor... después del juego de las miradas y los amores de colección". También Harly decía "Paso a paso estoy aprendiendo lo que tu sabías ya". Mucho más fatal era Loquillo con frases de Sabino en "Isabel": "Por amor o por dinero nunca serás el primero. Hoy saldrá una noche más" y otros con "Ya ves el tiempo solo viene a confirmar que con el amor jamás hay que jugar"

Y más cosas. La Guardia cantaban esto: "Te enseñaré lo que hay que hacer. Esta noche sé que es la primera vez. Y al despertar te ví crecer. Bajo la luz dejé mis huellas en tu piel. Sabes que ayer cruzaste el río sin saber". Era "Donde nace el río". Era mucho más sutil Julio Iglesias: "Fuiste mía cuando tu vientre era aún una colina cerrada. Lo mejor de tu vida me lo he llevado yo. Tu experiencia primera. El despertar de tu carne" o cuando decía: "Cuando te sientes mujer no hay cariño para darte…qué daría por tener tus caricias cada día…"

Como vemos, toda una serie de tópicos, el encuentro de una noche, la perspectiva desde el hombre que busca a la chica, desde la mujer que quiere un chico para "buscar un poco de cariño"; la primera vez, la infidelidad. Toda una ideología de la noche, del alcohol, de tantas y otras cosas que son, quizá, el motor de muchas vidas. Cada uno puede elegir su camino y ese es un camino tan interesante como muchos otros. Podemos concluir que la realidad crea canciones y que estas se la devuelven a la realidad en forma de historias que cada uno puede entender a su manera. Sentimientos, sexo, dejarse llevar, amor, venganzas, y tantas otras cosas están en juego aquí….

Personalmente no tengo una opinión sobre todo esto pero me quedo con aquella canción de El Refugio "Azul de Poniente" cuando en uno de sus pasajes hacía referencia a "Y después, qué se siente después" y se respondía "No lo sé: todo es y no es". Aunque como canta Susana de El Efecto Mariposa podemos decir que ante todas estas situaciones "no me queda nada/no queda el aire". Eso sí, cuando la canta con el acompañamiento o la mirada de Miguel Paredes, el mejor de los mejores…Ya saben "quien te hiere es quien te importa"…
Comentarios
1  comentario
contenido
Comentar noticia
Nombre y apellidos:
E-mail:
Comentario:


Popes80.com no se responsabiliza, ni comparte necesariamente las opiniones vertidas por sus lectores en estos comentarios
Para que publiquemos su comentario rellene los campos anteriores.
Popes80 se reserva el derecho de publicar, resumir, extractar o eliminar los comentarios que considere oportunos.
No se permitirán insultos, amenazas, mensajes pornográficos, spam, mensajes escritos en lenguaje de móvil, etc...
Todos los comentarios son revisados por la redacción de Popes80.com, por lo que su comentario podría no aparecer publicado inmediatamente.
Pascual Roel es periodista y colaborador de POPES80.com
Compartir
Publicidad opinión
Hoy en popes80.com
Más leído
Publicidad noticias dcha