"123 acción" de Los Rebeldes, canción a canción - Popes80.com
RSS - Suscríbete  
Síguenos en:
  
  
  
  
"123 acción" de Los Rebeldes, canción a canción
Itxu Díaz   |   28/10/2013
Analizamos todas las canciones del nuevo disco del grupo, con los comentarios de Itxu Díaz.
123 acción
¿Quién sabe hacer rock and roll en España? Obviamente, Carlos Segarra. Queda claro con este 123 que nace ya sobre los raíles del tren más clásico al ritmo del cuatro por cuatro. Con un enérgico juego vocal arranca para desembocar en un éxito de pista de baile de cualquier club donde aún pueda sonar la música que antes nos hacía bailar. El saxo que nos recuerda a los mejores momentos de Los Rebeldes, se hace presente en este primer corte, marcando la pauta del resto del álbum. Y una letra de acción y, de golpe y puñetazo, que anticipa también un disco muy movido.

Los reyes de la fiesta
Por si a alguien le había quedado alguna duda en el comienzo del álbum, el segundo corte se llama Los reyes de la fiesta y llama exactamente a la fiesta. Sólo algunos grupos veteranos están en condiciones de despertar la frescura de hace años con temas nuevos, de levantar a la gente de sus butacas, y de conseguir que el desmadre impere en el auditorio. Los Rebeldes han vuelto a encontrar la tecla adecuada con este álbum. Tal vez por cortes como este, imprescindibles desde ahora en toda buena juerga que se precie, muchos entusiastas hablan ya de uno de los mejores discos del grupo. Los reyes de la fiesta es también, no lo olvidemos, una declaración de intenciones. Este no es un disco de tristezas, altibajos, y canciones imprecisas. Es un disco claro y directo: de disparos al corazón, para que sientas, y de disparos a los pies, para que bailes.

15 años sin ti
La elegante madurez de Carlos Segarra le permite que canciones como esta suenen con la fuerza y la actualidad que se espera de Los Rebeldes. Con lejanos recuerdos musicales a Mediterráneo y a otros dos mil clásicos del rock de todos los tiempos, 15 años sin ti evoca a esa chica extremadamente joven con la que un día salimos a bailar, tal vez cuando nosotros también éramos extremadamente jóvenes. En realidad, todo es un sueño, han pasado quince años y esto es una canción de melancolías al estilo Rebeldes: "Después de 15 años sin ti / vuelvo al paraíso donde nací”. Una genialidad.

Como una Gretsch
Bonito juego el que establecen Los Rebeldes al confundir los encantos de una hermosa y delicada mujer con la elegancia de –quizá- la más querida de sus guitarras. Sólo un enamorado del rock and roll –fuera de toda duda en este aspecto- puede permitirse algo así. Sin duda, ritmo bailable y letra rockandrollera que aspira a convertirse en un bombazo en directo.

Corazón desesperado
Medio tiempo. Llora el saxo. Y nos encontramos con aquellos chicos que también sabían firmar baladas antológicas como Bajo la luz de la luna. Aquí tenemos una de esas canciones "No quiero mandarte flores / que despierten tus temores / esto no es un juego de poder". Rompe en cambio la armonía de tan bonita cancion un estribillo un tanto sonrojante, que comienza con un “cari, te quiero” o algo muy similar. Una licencia, sí, pero una licencia que resta protagonismo a lo que pudo ser una de las mejores canciones de amor del álbum.

Viejo Chevrolet
Repuestos del susto del anterior estribillo, vuelve el mejor rock and roll. Y Carlos Segarra vuelve a demostrar que es uno de los grandes contadores de historia del rock español. ¿Quién no ha querido a "su viejo Chevrolet", como cantaban los Dinamita? "Aparcado en un desguace / duerme el sueño de mi niñez / parece un montón de chatarra / esperando desaparecer / su dueño le ha dado la espalda / más yo no lo quiero perder”. ¿Objeciones de nuevo? Tal vez, en el enfoque del estribillo –“corre, corre” y “sigue, sigue” es bastante menos de lo que esperábamos-, pero nada más. Nosotros queríamos una canción de carretera que hablase de un viejo Chevrolet, tocada con pasión por Los Rebeldes, e interpretada en la magistral voz rota de Carlos Segarra y, señores, aquí la tenemos. ¡Fiesta y Chevrolet! Y sin pasar por alto, ojo, los trepidantes saxos.

La libertad crea adicción
Estamos sin duda ante el single, el gran tema del disco. Arrollador y popular. Rockero, por supuesto. Tremendamente adictivo. Imposible no ver en su trasfondo los acontecimientos de los últimos años y entonces habrá quien se ponga a analizar si Carlos Segarra ha sabido enfocar bien lo que hay que contar, y como mil posiciones ideológicas que conviven en este gallinero surgirán las dudas en algunos, en los más intelectualmente pedantes. Error. Dejando todo eso al margen, esto es rock and roll, y es un tema capaz de levantar la sala, de reunir al público en torno a una canción, y de transmitir la más virulenta pasión por la música inspirada en los clásicos más viejos. Si me lo permiten los pelmas que bajarán al dedillo en cada estrofa para ver si encaja en su escueto diccionario ideológico, ¡viva La libertad crea adicción y larga vida al rock and roll!

Los ojos del tigre
Comienza con una inquietante y enorme atmósfera creada por el saxo, y por ese tiempo templado que parece caminar de puntillas para generar expectación. La música te traslada a la inmensidad de la selva, donde habitan los más salvajes depredadores. Y es lógico, porque la canción describe con maestría el instante previo al violento salto de un tigre sobre su víctima. Letra y música caminan de la mano en esta genialidad que Carlos Segarra parece sacarse de la manga sin demasiado esfuerzo, por ser quien es: "Ten cuidado con los ojos del tigre / ten cuidado con la oscuridad / ten cuidado con los ojos del tigre / porque esta noche, la bestia sale a cazar”.

Ella es una trampa
En el noveno corte, en la recta final del disco, se esconde una de las canciones más explosivas del álbum. No hay que perderla de vista.

Vas acabar con mi paciencia
Patrones del rock clásico otra vez. De barra de bar. Pero de barra de bar antiguo, gastado. De aquellos bares que aún disfrutaban de una extraordinaria y acogedora nube de humo de cigarrillos sobre su penumbra. Así se escucha este corte, de mujeres fatales y peligrosas, de relaciones que inevitablemente van a terminar, y a terminar mal. Y un tiempo bailable además, de palmas, de brindis, de deleitarse en la voz desdoblada de Carlos Segarra -¿cómo quedarían aquí Josu y Pablo de La Tercera República en estos coros?-. Para disfrutar, dejarse llevar, y despedirse después para siempre de esa chica... hasta mañana.

Toda la belleza
Bruma. Instrumentación suave. Años 50. Club de baldosas negras y blancas. Lo demás ya lo conoces. Nadie como Carlos Segarra para hacer esto.

Mientes
Volvemos al rock and roll del siglo XXI para despedir el álbum con un corte popular como Mientes. Preparado para clavarse en la cabeza del oyente antes de decir adiós al disco. "Yo sé que te conocí por las calles de Madrid / donde mi memoria empieza a dudar". Aquí donde se junta la tradición del rock español, desde los Burning hasta Los Ronaldos o Fito y Fitipaldis, pasando obviamente por Los Rebeldes, aquí, aquí arriba bien alto, deja Carlos Segarra el listón. Excelente despedida con una de las mejores canciones del repertorio.

Comentario final
Da pavor, con un grupo con el bagaje que arrastran Los Rebeldes, caer en la etiqueta fácil del mejor o el peor disco de su carrera. Da pavor pero un poco menos, esta vez. Porque, clasificaciones arriesgadas al margen, se reconoce en '123 Acción' a un grupo vivo que supera holgadamente en casi todos sus cortes a muchos de los discos de cuando se suponían que todavía atravesaban sus años de oro. No sé si queda suficientemente claro que Los Rebeldes han logrado un álbum inesperadamente genial. Tal vez, el que merecían, el que les faltaba, y el que merecía su fiel legión de seguidores que, sin duda, aumentará a medida que Fiesta, 123 Acción, La libertad crea adicción, Mientes, o Como una Gretsch empiecen a sonar por ahí, por todas partes, y en cualquier fiesta donde el DJ conserve algo de buen gusto, y de respeto a los mayores.
Comentarios
2  comentarios
contenido
Comentar noticia
Nombre y apellidos:
E-mail:
Comentario:


Popes80.com no se responsabiliza, ni comparte necesariamente las opiniones vertidas por sus lectores en estos comentarios
Para que publiquemos su comentario rellene los campos anteriores.
Popes80 se reserva el derecho de publicar, resumir, extractar o eliminar los comentarios que considere oportunos.
No se permitirán insultos, amenazas, mensajes pornográficos, spam, mensajes escritos en lenguaje de móvil, etc...
Todos los comentarios son revisados por la redacción de Popes80.com, por lo que su comentario podría no aparecer publicado inmediatamente.
Los Rebeldes en 2013
Compartir
Pide un concierto de
Los Rebeldes
en tu ciudad


¿Qué es www.pideunconcierto.com?

Publicidad opinión
Hoy en popes80.com
Más leído
Publicidad noticias dcha
Artistas