Vagaba sin documentos la tristeza - Popes80.com
RSS - Suscríbete  
Síguenos en:
  
  
  
  
Vagaba sin documentos la tristeza
Itxu Díaz   |   24/02/2015
Esconde Rosalía el alma costera, el encogido temperamento del interior, la gravedad de todas las estaciones del tiempo sobre la piel.
Negra sombra, saudade, y un corazón abierto. Siempre sintiéndose acabar con el estío. Estaba coja la melancolía, estaba huérfana la morriña, y vagaba sin documentos la tristeza, hasta Rosalía de Castro, nacida hoy hace 178 años. Por fin se le reconoce, poco a poco, a la altura de su obra, que vuela desde hace años mucho más alto que todas las etiquetas que se le han adjudicado post mortem. Y es en ella, en Rosalía, en donde reconocemos esa sombría llovizna del alma, tan característica de gallegos y norteños. Esa sosegada y lírica mala fortuna, universal y tan humana, bajo la que se han cobijado tantos autores, poetas y músicos, desde entonces hasta hoy. Era Rosalía, y sólo ella, capaz de estremecer a la misma tristeza, en la belleza de unos versos huecos:

Una tarde de abril, en que la tenue
llovizna triste humedecía en silencio
de las desiertas calles las baldosas,
mientras en los espacios resonaban
las campanas con lentas vibraciones,
dime a marchar, huyendo de mi sombra


Ausencia y huida. Echar de menos. Amar. Olvidar. Volver a amar. Caer. Rezar. Contemplar el mundo. Con lejanía y desapego. Con el pesimismo de los enfermos de melancolía, haciendo una literatura cimera que, como es costumbre en España, no fue alzada hasta después de su muerte. Que no sintió Rosalía en vida otra cosa que el desprecio. Como si fueran los suyos los versos de una loca. Como si su sentimentalismo no fuera más que la adolescencia de una depresión, demasiado tempranera para la medicina de su tiempo. Y no fueron más que, en realidad, formas de pagar su desafección política a favor de su preocupación por el corazón del hombre. Gracias a eso sus versos caminan hacia la posteridad, cada vez más bellos, con o sin el respaldo institucional, con o sin el agravio político del momento.

Hay Rosalía en Antonio Machado –aunque el sevillano prefiera obviarlo-, y por supuesto en Juan Ramón Jiménez, que nunca tuvo reparo alguno en admitirlo, y que contribuyó a dar un buen impulso a la popularidad de la obra de la escritora gallega. Hay Rosalía en cientos de poemas y miles de canciones. Hay Rosalía, por supuesto, en los versos de Los Limones y Luz Casal, pero también en recónditos rincones de la música y la cultura, a donde han llegado, mezclados y confundidos en el mar de la melancolía, los versos románticos y entrelazados de Becquer, Rubén Darío, y Rosalía.

Esconde Rosalía el alma costera, el encogido temperamento del interior, la gravedad de todas las estaciones del tiempo sobre la piel. Quizá por eso cuesta negar aquello que escribió Santi Santos para una de las “canciones electorales” más bellas que se han compuesto en gallego, Achego: “Achego soñeiro, esperto real / é no mundo enteiro fogar de Breogán / E onde un galego, tódolos demáis / achego que vai chegar”. Y eso es en buena parte la obra de Rosalía: el lugar donde pueden refugiarse de la tormenta de la vida, todos aquellos que habitan, por cosas de la melancolía, en las orillas del Sar.

Sin quererlo, Rosalía escenifica también un viejo anhelo que muchos llevamos siempre bajo el brazo: el artista libre de ataduras perecederas, de intereses temporales, de prebendas varias. Nació hace 178 años en Santiago. Murió en Padrón, el 15 de julio de 1885. Ha llovido. Pero al fin, su obra no es otra cosa que un montón de escritos de corazón bajo una intensa lluvia. Así que nunca es tarde para reconocer la belleza, la riqueza, y el poder de influencia de Rosalía de Castro en la poesía española posterior, y naturalmente, en la música, en la literatura, y en toda manifestación de cultura en la que un poeta desvalido y cansado se bate en duelo con su negra sombra.


Comentarios
0  comentarios
contenido
Comentar noticia
Nombre y apellidos:
E-mail:
Comentario:


Popes80.com no se responsabiliza, ni comparte necesariamente las opiniones vertidas por sus lectores en estos comentarios
Para que publiquemos su comentario rellene los campos anteriores.
Popes80 se reserva el derecho de publicar, resumir, extractar o eliminar los comentarios que considere oportunos.
No se permitirán insultos, amenazas, mensajes pornográficos, spam, mensajes escritos en lenguaje de móvil, etc...
Todos los comentarios son revisados por la redacción de Popes80.com, por lo que su comentario podría no aparecer publicado inmediatamente.
Itxu Díaz
www.itxudiaz.com Sigue a @itxudiaz en Twitter
Compartir
Publicidad opinión
Hoy en popes80.com
Más leído
Publicidad noticias dcha