Los Secretos: "La canción que más me recuerda a mi hermano Enrique es Pero a tu lado" - Popes80.com
RSS - Suscríbete  
Síguenos en:
  
  
  
  
Los Secretos: "La canción que más me recuerda a mi hermano Enrique es Pero a tu lado"
Arancha Moreno   |   19/02/2008
POPES80.com ofrece hoy la segunda y última parte de la entrevista a Álvaro Urquijo, líder de Los Secretos
* Este texto es la segunda parte (vea aquí la primera parte) de una transcripción parcial de la entrevista del pasado viernes, en POPES80 FM, a Álvaro Urquijo, vocalista de Los Secretos. Si prefiere escuchar el audio de la entrevista puede descargarlo o escucharlo en este enlace.

- Luis Fernando Martín, desde Madrid, pregunta por una versión que hacíais del “No milk today”. Recuerda que esta maqueta sonaba en Onda 2, y pregunta si esta grabación la habéis sacado en alguna recopilación.
Uuuh… Yo no la tengo, no la tengo. De hecho, recuerdo haber hecho la versión, porque esa canción me gustaba mucho. Pero nunca supe el significado de la letra, porque “no milk today” significa “no hay leche hoy”, y no sé si era una canción que hablaba de hambre o simplemente una letra estúpida. Pero lo que sí recuerdo es que esa época fueron los comienzos de los comienzos, el setenta y… No sé si está grabada la canción. Es posible que se oyera a través de algún programa de radio, de algún concierto o de algo… pero no creo que esté grabado en maqueta. Me sonaría haberlo escuchado. Nos gustaban muchísimo la música que escuchábamos de los maestros, y cuando oíamos nuestras propias maquetas, aunque no estaban mal para la época, a mí me chirriaban los oídos (…).

- “Byron”, desde Granada (…), quiere saber si después de treinta años de carrera musical pensáis que el negocio ha sido justo con vosotros…
Yo no lo pienso. Ni que sí, ni que no. Nosotros vivimos en una isla mágica, que es poder grabar canciones, componerlas, tocarlas y terminar viendo al público que se va con cara de felicidad. Esa isla me mantiene aislado de lo que se supone... A mí me dolió mucho, cuando murió mi hermano, por ejemplo, que no le dieran algún premio de estos que hay que nunca nos dan: Premio Amigo, Premio Ondas… hay muchos. Cualquiera, que hicieran mención o algo. Se le dio un tono a la cosa, muy de “suceso”. Tampoco hubo una avalancha de reconocimientos: “oigan, señores, que el que ha muerto es un pedazo artista, y fíjense todo lo que tiene detrás. Que esto ha sido un accidente y que una persona incapacitada, o un toxicómano, o un enfermo, no puede hacer estas obras de arte, y hacer disco tras disco”. Tirar de un grupo adelante, porque era él que tiraba al principio, y tomaba todas las decisiones. Esto no puede hacerlo una persona desequilibrada. Me parece un poco feo cómo quedó el asunto cuando murió y por eso se hizo el disco homenaje.

- ¿Cuál es el mejor reconocimiento que os pueden dar ahora mismo, si no hay premios…?
Ya lo estamos teniendo. La gente que ha escuchado la música nuestra. Y gente que sin darse cuenta, sin haberse comprado un disco nuestro nunca, se sabe cuatro o cinco canciones. Eso nos ha pasado. Cuando hicimos el disco homenaje, todos los artistas que pasaron por allí –ya estaban grabadas la bases- sólo tenían que meter su voz. Después les sorprendíamos diciéndoles: “ahora tienes que cantar el déjame”. Decían: “Ah, es que no me la sé”. “Bueno, pues tu canta lo que sepas, que lo que sepas, lo cogemos y lo pegamos en la canción para que sólo salga lo que has hecho bien”. Y todos se la sabían de arriba abajo. Desde el Celtas Cortos, o Carlos Goñi… todos. Incluso Cifuentes de Celtas decía: “Oye, no le digáis a mis compañeros que me la sabía entera” (risas). Como para no ir de… (…) Fue muy divertido aquello y muy emotivo a la vez.

- “Peybolbol”, desde La Coruña, dice que los grupos siempre están en contra de la piratería, programas de descarga, páginas webs… pero que, en su opinión, los fans de Los Secretos tendrían poco material en cuanto a vídeos, conciertos y entrevistas, si tuvieran que esperar a que éstos salieran a la venta con código barras…
Estoy de acuerdo con lo que ha dicho. Yo creo que como todos los principios son desmadrados y luego se asientan. Internet es el futuro, no nos neguemos a ello. Yo lo utilizo. Compro, señores, compro mis canciones por Internet y visito las tiendas de todo el mundo. Creo que eso es maravilloso. Creo que poder comprar música oyendo un poquito de lo que vas a comprar… Lo que no me parece bien son las descargas indiscriminadas, porque devalúan la música, la convierten en un archivo, no en una canción. Yo soy de los que piensan que la gente va a echar de menos… Hasta que esto se levante un poco habrá una época de sequía y de pobreza musical en la que los conciertos sean la única vía de rentabilidad para un grupo. Pero es muy difícil darte a conocer si no tienes una compañía de discos, un enlace, un enchufe, con los medios o algo. Y eso va a quitar un puesto a cientos de grupos de jóvenes que seguramente serán buenísimos. Y eso va a ser ya. ¿Por qué? Porque la gente no compra la música, la baja gratis. Entonces el negocio se cae. Y si se cae el negocio los primeros que sufren son los que están ahora haciendo maquetas. Eso es lo que me entristece. ¿A nosotros? Nos influye menos. Todo lo contrario. Ahora nos conocen en Paraguay y en muchísimos sitios, gracias a Internet. Y muchísima gente nos ha conocido por Internet y se han intercambiado información acerca de conciertos. Internet sirve mucho para los músicos. Pero la gente que cree que todo lo que sea gratis, con tal de que sea gratis, vale… que piense un poco en el daño que hacen porque a nosotros a lo mejor no, pero a los amigos suyos que se quieran dedicar a la música les están fastidiando. El negocio de la industria va a bajar tantísimo que se cargará la parte de abajo, los cimientos. Van a lo seguro. Tú imagínate gente que tiene mucha valía, que quiere sacar un disco… la compañía no va a estar dispuesta a hacer muchos esfuerzos: va a sacar un primer disco y si no funciona… Y eso si llega a sacar un primer disco. Lo más normal es que las maquetas se queden, como tantas otras, almacenadas en una estantería. Y me consta que la gente que trabaja en las discografías desearía todo lo contrario, estar sacando grupos nuevos constantemente. Creo que eso está ahogando todo el circuito. Nosotros hemos hecho una carrera muy larga, pero tendríamos que dejar el listón a alguien, en nuestra línea, por los menos… ¿Lo único bueno? Haber demostrado a la gente que empieza que se puede estar treinta años haciendo música, y a tu gusto.

- ¿De los grupos que empiezan ahora hay alguno que te guste en especial?
Si me preguntas por los nombres no te lo podría decir porque no lo sé. Pero sí hay cosas bastante interesantes que están empezando a salir por ahí y que les deseo toda mi suerte. Pero, por favor, que aprendan español, o catalán o vasco o lo que quieran, pero que no canten en inglés. Yo sé que hay mucho inglés infiltrado entre los grupos, por eso cantan en castellano… He visto cantantes buenísimos y grupos muy buenos que cantan en inglés y eso me da un poco de rabia. No es una “regañina” pero tienen que entenderlo, llevamos luchando por la música en castellano treinta años, y eso cuesta.

- Otro lector pregunta: ¿qué tal un concierto sentido 2 y así mantener algo como los básicos de Revólver?
No, no creo que sea la ocasión. Es muy reciente. En cualquier caso eso fue una cosa que nos apetecía mucho hacer: nos lo propuso la compañía de discos, como algo especial, y nos pareció bien. Hicimos nuestro trabajo y yo me lo pasé pipa. Pensé que hacer algo acústico era sinónimo de “sencillo”, y muy al contrario: cuanto menos eléctricas, menos teclados, y menos cosas te están rebozando, menos se oye tu voz. Sin embargo cuando hay acústicos, para el cantante, es una putada -con perdón-. Es muy duro. Luego hicimos una gira de trío. “Vaya rollo -le dije al manager-. Vamos a probar un día, pero la gente se va a ir aburrida. Todo el rato tres tíos cantando…” Y resultó ser un éxito. No de público, sino que nos lo pasamos fenomenal. Porque cobraban otro sentido las canciones. No creo que hagamos otro “Concierto sentido”, porque eso de formulaciones tipo “Tiburón 1”, “Tiburón 2”, “Tiburón 10”, no me gustan.

- ¿Lo que si habrá pronto es nuevo disco, no?
Pronto no sé, porque la intención es hacerlo muy bien. Estamos empezando a componer, a estar “con la idea de”… Pero esas cosas no hay que forzarlas nunca. De hecho cuando se han forzado ha sido a peor. Cuando fuerzas la máquina para una fecha o por sacar una producción, suele ser en detrimento de la obra.

- “Tus Calles Tan Lloradas”, desde Barakaldo, pregunta si os habéis planteado abrir vuestro propio museo de los secretos, aunque sea pequeño…
Si te digo que tenemos poquísimos objetos… aparte de guitarras, objetos... Bueno sí, sí habría para un “museíto”. Pero tendríamos que ir allí de vez en cuando a coger alguna cosa para grabar. Yo tengo una guitarra que, si yo tengo 30 años de carrera, y la compré viejísima, igual tiene 40 años. Eso sí es de museo. Pero esa es la que utilizo en los discos. En la foto sale la Rickenbacker que se lleva los méritos (risas), pero las flores están en la primera guitarra que me compré, que sale en el primer disco de Los Secretos. Esa guitarra es la que utilizo, la de doce cuerdas. En directo utilizo la Rickenbacker porque es más versátil y porque no se acopla tanto. La otra es que tiene cajas y entonces tiende a realimentarse… vamos, un rollo de guitarristas.

- ¿Cuáles son las fuentes de inspiración de Álvaro Urquijo hoy?
¡Qué buena pregunta! Yo creo que uno mismo. Con los conocimientos, pequeños o grandes, que tengas de música. Es como pintar. Música son colores. Es parecido. Si pintas con tonos grises, sombras y oscuro es tristeza. Si pintas con colores rojos, amarillos… es alegría. Con la música pasa igual. Intentas dibujar en tu cabeza algo que tenga forma y sentido que son las canciones. Que tengan un principio, un desarrollo, un final. Y eso es lo más difícil. La gente que compone a lo mejor compone cuarenta canciones y se queda con diez para el disco. Nosotros no. Nosotros hacemos nueve para un disco y pedimos una versión a alguien. Porque nos es tan difícil hacer buenas canciones -con perdón por lo de “buenas” porque a lo mejor a la gente le parecen malas-, lo que no nosotros consideramos buenas canciones… y decimos: “Sello de calidad de Secretos, puede salir a la calle”. Nos lleva mucho tiempo y mucho trabajo, y nunca nos han sobrado canciones.

- ¿Sois muy perfeccionistas?
No, pero sabemos nuestras limitaciones y queremos ofrecer al público y a la posteridad, entre comillas, algo digno, algo de lo que nos sintamos orgullosos. Yo no quiero que suene mi música en un sitio y tener que esconderme. Yo creo que es eso lo que persigue cualquier otro. Aparte de lo que todo el mundo cree que perseguimos los músicos, que es ligar y ganar dinero. Que es la verdad, pero bueno… (risas)

- ¿Ahora ya no?
No, ¡ahora Más! Ahora es cuando más. Sino ¿para qué he estado treinta años? (risas) Es una broma, es una broma… porque, puede que muchos músicos lo hagan con ese motivo, conozco un montón… Pero en el caso de Los Secretos no es eso, es la música. Y lo otro, yo que sé, ¿qué se le va a hacer? Si no hay más remedio…

- Ana, desde Cáceres, pregunta: ¿Qué te gusta hacer cuando no estás de gira o trabajando en un nuevo disco?
Oh, ¡qué poco tiempo! Estar con mi familia, me gusta mucho. Me gusta practicar deportes. Me gusta el submarinismo. Hice una buceada de estas nocturnas, que es apasionante y lo recomiendo a todo el mundo… pero que no te de un agobio abajo, porque te sientes muy solito… Lo pasé muy mal, entonces, dejé de bucear. Me gustan mucho los deportes, es verdad. Era deportista, ahora soy guitarrista (risas).

- Habéis estado en la Joy Eslava con tres conciertos especiales en diciembre, ¿qué sensaciones tuvisteis en esos conciertos?
Yo es que cuando toco por Madrid o cercanías me pongo nerviosísimo. No porque se me note, si no porque la seguridad que tienes en otros conciertos que es que ni te das cuenta… Estás más inseguro cuando ves que puede haber amigos, o familiares, o tu mujer, o tu hija, o tu sobrina, viéndote. Eso influye. Influye a todos. De todas formas yo creo que estuvieron bien los conciertos de Madrid. Salimos muy contentos del resultado final. Hicimos un experimento nuevo, porque aquello era empezar una gira en Madrid sin experimentar, sin retocar el show. Normalmente es como hicieras una ruta: empiezo por esta canción, voy por esta, por esta y termino con esta. Eso es difícil de hacer. Puedes tocar las mismas canciones en un orden malo y el show sale malo, tocas las mismas canciones en un orden bueno y el show sube… Eso es difícil. Creo que conseguimos hacer un orden coherente para lo que es Madrid, porque hay canciones que tocamos en Madrid que ya no tocamos fuera. Porque el público de Madrid es más exigente y quiere canciones que hayamos tocado menos veces.

- Gastelo fue la telonera de aquellos conciertos…
Me encanta su música y me parece una chica encantadora, además. Tuve oportunidad de conocerla a raíz de esta coincidencia. Creo que es un buen valor a tener en cuenta, desde luego.

- ¿Cuál es la canción que más te recuerda a Enrique?
“Pero a tu lado”, sin duda. No sé por qué, porque podía ser cualquiera. Pero como fue la última, o una de las últimas… La llevábamos como con alfileres. Sabíamos que nos faltaba una canción para terminar las mínimas que te exige el ciudadano que decide ir a comprarse un disco, y la dejamos para el final. La verdad es que fue de las mejores. Tengo muy buen recuerdo de la grabación. Estuvimos en Inglaterra. Era una época en la que no solía haber sol en Inglaterra. Fuimos tres tandas de once días. En los once primeros grabamos la mitad del disco. Luego volvimos a España, descansamos y preparamos las maquetas de las siguientes. Y otros once días. Y, luego, otros once días de mezcla. Y cada vez que íbamos a Inglaterra, curiosamente, todos en pantalón corto allí, porque empezaba a salir el sol. Cada vez que nos íbamos nos decían “cuando volváis, traed el sol otra vez”. ¡Y volvíamos y volvía hacer sol! En un libro de fotos que ha sacado una chica, Marta Pich, hay fotos en las que estamos como tomando el sol en un banquito… en Inglaterra. Era marzo o febrero del 95. Tengo muy buen recuerdo de este disco.

- ¿La canción que más dice de ti?
Me gusta mucho “Y no amanece” (…) Igual que con los Beatles –Dios me perdone por la diferencia-: yo estoy seguro que Lennon y Mccartney firmaban algunas canciones juntos, pero que tendrían más de uno que otro. Hicieron ese acuerdo. Nosotros no hicimos ese acuerdo. Pero sí, cuando aparece “Alvaro Urquijo/Enrique Urquijo”, nadie sabe qué parte tiene cada uno porcentualmente. Hay canciones que se nota el porcentaje que tiene Enrique, y hay canciones que se nota el que tengo yo, que es más alto de participación en la composición. Como “Amiga mala suerte” o “Dos caras distintas”, o ésta. “Y no amanece” es una de mis favoritas. Tal vez porque la tenía compuesta hacía muchos años, y -junto con “Que sólo estás”- tardé mucho en enseñársela a nadie… Porque teníamos un “cuatro pistas” cutrísimo, de cassette, y en esa época estábamos grabando “Sin dirección” y esas canciones no pegaban nada. Eran canciones de otro tipo de pop, eran más Secretos. El disco “El primer cruce” era más tirando a lo americano, a lo seguro que sabíamos hacer. Entonces las guardé. Y luego pasó el tiempo y se montaron y, al final, es una de mis favoritas.

- En este último pack de 30 años no hay dedicatorias…
No. Primero, porque nunca sabemos bien lo que poner, lo que decir. Y eso es más para un disco nuevo. Los recopilatorios son más un producto que es la discográfica la que te lo propone, porque es sobre el catálogo ya grabado. De hecho se nos consultó si queríamos hacer algún tema nuevo para este trabajo, pero a mí me pareció que ya había mucho recopilatorio en nuestra historia, que era incidir sobre el pasado, y el pasado está muy bien, pero un grupo siempre mira hacia adelante. No es bueno mirar hacia atrás. Esto es un trabajo que ayudamos a hacer a la gente de la discográfica DRO, que fue quien nos propuso sacarlo. A mí me pareció bien. (…) Lo que pasa es que luego muy poca gente sabe, cuando lee el libro que habla de mi hermano Enrique “(Adiós tristeza)”, que ese libro no lo he escrito yo, ni lo ha escrito nadie de Los Secretos, al contrario, alguien muy lejano que no nos toca para nada. De la misma manera, mucha gente piensa que los recopilatorios los hace uno. (…)

- ¿Te falta en casa algún disco tuyo?
Sí. Estos recopilatorios raros que te digo... Me faltan dos o tres discos de Universal, de la época primera, del 80 al 83, que hicimos tres discos. Los tengo en vinilo pasado a CD cutremente, muy mal. Pero me consta que el máster original no existe, o sea que cualquier copia que se haga de ese disco hoy en día, no creo que las hagan del del máster original, aunque me han prometido que sí, pero yo creo que no. Porque se destruyó por error hace años. O sea que los discos de Universal que han salido, de aquello del principio, los han sacado de un disco, de un vinilo con aguja, y lo han pasado a CD… ¡que me he enterado yo! (risas)
Comentarios
8  comentarios
contenido
Comentar noticia
Nombre y apellidos:
E-mail:
Comentario:


Popes80.com no se responsabiliza, ni comparte necesariamente las opiniones vertidas por sus lectores en estos comentarios
Para que publiquemos su comentario rellene los campos anteriores.
Popes80 se reserva el derecho de publicar, resumir, extractar o eliminar los comentarios que considere oportunos.
No se permitirán insultos, amenazas, mensajes pornográficos, spam, mensajes escritos en lenguaje de móvil, etc...
Todos los comentarios son revisados por la redacción de Popes80.com, por lo que su comentario podría no aparecer publicado inmediatamente.
Los Secretos
Compartir
Publicidad opinión
Noticias relacionadas
Hoy en popes80.com
Más leído
Publicidad noticias dcha