Por las dudas, sol y Loquillo - Popes80.com
RSS - Suscríbete  
Síguenos en:
  
  
  
  
Por las dudas, sol y Loquillo
Pascual Roel   |   09/10/2008
Loquillo es de los pocos artistas que se ha sabido reinventar primero sin Sabino, después sin parte de Los Trogloditas y ahora, y también antes, por su cuenta.
Programa "Qué noche la de aquel año!". Corría el año 1987. Loquillo interpretaban una versión del "Burning love" de Elvis Presley redonda y con una letra inspirada fiel reflejo de lo que estaba viviendo el grupo en aquel momento. "Hacemos fiestas en el baño", cantaban. El piano de Sergio Fecé presidía el sonido de la canción entre alguna camisa de rocker y un Loquillo vestido para la ocasión con una chaqueta muy a lo Elvis, mientras Vila y Simón (posiblemente una de las mejores parejas bajo/batería del país) sustentaban el pilar rítmico y las guitarras de Puigdomenech sonaban tan inspiradas como durante todos los 80 y parte de los 90. "Se pone el sol/ hoy otra noche me espera", rezaba la letra de la canción en sus primeras estrofas.

Vayamos veinte años después. Loquillo publica "Balmoral", un disco que inaugura, aparentemente, una nueva etapa de Loquillo. Y digo "aparentemente" porque Loquillo ya había mostrado indicios de nuevas inquietudes en diferentes trabajos. Podemos decir que "verbaliza" una nueva etapa que ya la había anunciado, escrito y cantado desde hace tiempo, con lo que una vez más se puede sentir la distinción entre el autor "cantado" y el autor "hablado". El disco tiene momentos extraordinarios como la canción "Vintage", "Cruzando el paraíso" o la imprescindible "Línea clara", todas letras de Loquillo. Sin embargo, algo hace "click" en el cerebro cuando se escucha la canción "Sol", que es una composición de Sabino Méndez, quien vuelve a colaborar con Loquillo (también en el tema "Balmoral") después de muchos años . "Sólo observo el sol/ como entra el sol", es un trozo de la letra, que nos lleva a compararla con aquella del año 87 que decía "Se pone el Sol". Esa quizá es la diferencia de los dos momentos de Loquillo. Antes el sol se ponía, se escondía, ahora mira al sol; lo desafía y juega con él (en el vídeo incluso se quema). Volvamos a la canción "Sol" que representa un momento glorioso de Loquillo después de 30 años carrera. Hay que ser muy listo para después de tantos años ser capaz de sorprender, de enganchar, de acabar así una canción. De acuerdo que el tema es de Sabino Méndez pero el acabado con las incrustaciones "disco" se debe e Stinus, quien se ha salido en la producción de este disco, y yo creo porque se ha visto liberado de la presencia de Los Trogloditas, con quien no mezclaba bien. Retornemos a Sabino, quien ha sido objeto de la generosidad de Loquillo, puesto que este ha dicho en diferentes entrevistas que los dos han llegado a donde querían: uno a ser escritor y otro una estrella del rock (algo de sobre reconocido) pero a la par un excelente escritor (como demuestra en este disco y lo lleva haciendo desde hace tiempo). En esa afirmación Loquillo es tan buen amigo que se olvida de que durante todos los 90 ha funcionado sin Sabino y el resultado ha sido mucho más fértil y sólido que los discos de la época de los 80. La trilogía "Hombres", "Mientras respiremos" y "Tiempos asesinos" es la mejor muestra de cómo se hacen discos partiendo de cero y empezando de nuevo.

Loquillo es de los pocos artistas que se ha sabido reinventar primero sin Sabino, después sin parte de Los Trogloditas y ahora, y también antes, por su cuenta. También ha sido el único que ha hecho tres directos con gran atmósfera, sentimiento y buen hacer, aunque quizá el último sea el más flojo. Todo con una gran valentía, con mucha testiculina y siempre con un gran optimismo profesional, confiando en sus posibilidades y con la complicidad de su público.

Me gustaría, por tanto, dejar claras algunas cosas en la biografía y discografía de Loquillo. Por ejemplo, es mentira que su carrera se divida en tres partes. Una primera hasta el directo "A por ellos...", una segunda hasta "Balmoral" y una tercera, ahora. Esa división tripartita puede responder a un ejercicio simple y que considere únicamente cuestiones personales y de colaboraciones. Si escuchamos con detenimiento los discos de Loquillo podemos concluir que tiene diferentes etapas pero que están todas contenidas en todas, es decir, que en los discos de antes de 1989 ya están presentes muchas cosas de las que apuntó luego sin Sabino, con Los Trogloditas y en solitario con aquellos discos que musicaron poesía o el sobresaliente "Nueve tragos". Canción francesa, rock and roll, rockabilly, pop, rumba, la canción de compromiso son algunas de las facetas que ha desarrollado a lo largo de toda su carrera. Cuando la gente esperaba un disco de rock americano Loquillo siempre se desquitaba con alguna canción de autor, con canción de gran orquesta, con algo de jazz, etc. Por otro lado, cuando esperaban que Loquillo fuese autor protesta siempre había un rock and roll, unas guitarras fuertes, etc. También fue capaz de versionear a Los Stranglers, de cantar en catalán, de glosar a Paco Ibáñez y de no olvidarse de Los Sirex. Loquillo ha evolucionado de ser el intérprete perfecto, el cantante que sabía interpretar el papel que le ponían delante, de meterse en la piel de la canción y de sentirla, de valorarla y de defenderla, a ser capaz de escribir el guión, la canción y meterse en su propia piel, introspeccionando su persona y encontrando el auténtico talento que lleva dentro, que es doble, o triple, por un lado el de ser un gran intérprete, el de ser un gran escritor y el de ser un gran conocedor de géneros musicales y saber mezclarlos. Eso no implica que no haya cometido errores, pero se puede decir bien alto que su discografía desde los años 90 es mucho más sólida, adulta, atemporal y consistente que lo realizado hasta ese momento, con la excepción del directo "A por ellos..." que es el mejor directo que se ha grabado en este país, con un Xavi Tucker sobresaliente. "Hombres" es un disco valiente y realizado con un sonido preciosista y muy elaborado, "Mientras respiremos" es el mejor disco de los años 90 de Loquillo con diferencia. Allí encontramos las bases de mucho de lo que vendría después, aunque en las biografías oficiales se considere un disco "de transición". Después de ahí, llegamos al disco de las tres "efes", a "cuero español" y a "arte y ensayo", donde Stinus ejerce de productor conduciendo al grupo a un sonido en exceso rígido y con transiciones demasiado eléctricas, pero que son la causa de este "Balmoral". En este proceso no hay que olvidarse de "La vida por delante" y los otros dos discos "de autor". Qué ha hecho Loquillo con Balmoral, pues tirar de todo lo esbozado en cada dirección y llegar a una mezcla explosiva con la ayuda de Stinus, Pascual, Sopeña, etc. Por tanto podríamos decir que "Balmoral" es la síntesis de Loquillo, es el resultado de unir todos los caminos iniciados y también es punto de partida para que aquellos se vuelvan a bifurcar.

Qué ha quedado en el camino de todo esto, pues lo más triste: Los Trogloditas. Me da mucha pena la forma en que se ha tratado a estos excelentes músicos, puesto que ahora parece que eran un simple estorbo y que nadie los reivindica. Como dice Puchades, en la última etapa Los Trogloditas sólo eran una entelequia. Personalmente nunca he sentido a Guille Martín como un Troglodita, ni a Illa, Pegenaute, ni a tantos otros que han pasado. Sí a Simón, a Vila, a Puigdomenech, a Fecé, a Sabino, a Tucker y quizá a Liba. Las explicaciones de su marcha no están del todo claras puesto que siempre se recurre a cuestiones personales (en muchos casos contradictoria) para explicar el abandono de cada uno de ellos. Me falta un reconocimiento hacia ellos, una alabanza colectiva, algo. Este tema lo abordaremos en un artículo próximamente.

Otra cosa que me gustaría resaltar de Loquillo es su compromiso social, evidenciado en sus columnas, en sus declaraciones, en sus entrevistas y en su actitud y sus hechos, puesto que ha sido víctima de la censura nacionalista, comercial (por las torturas), y mediática. Es de aplaudir su valentía última al declararse en favor de un músico cubano. En definitiva, que sabe que los pastores serán brutales mientras las ovejas sean estúpidas (A. Godin) y como decía Boecio que la peor de las desgracias es haber sido feliz. Ante todo esto, lo mejor es seguir observando el sol y escuchando a Loquillo, más que nada "por las dudas".
Comentarios
6  comentarios
contenido
Comentar noticia
Nombre y apellidos:
E-mail:
Comentario:


Popes80.com no se responsabiliza, ni comparte necesariamente las opiniones vertidas por sus lectores en estos comentarios
Para que publiquemos su comentario rellene los campos anteriores.
Popes80 se reserva el derecho de publicar, resumir, extractar o eliminar los comentarios que considere oportunos.
No se permitirán insultos, amenazas, mensajes pornográficos, spam, mensajes escritos en lenguaje de móvil, etc...
Todos los comentarios son revisados por la redacción de Popes80.com, por lo que su comentario podría no aparecer publicado inmediatamente.
Pascual Roel es periodista y colaborador de opinión en POPES80.com
Compartir
Publicidad opinión
Noticias relacionadas
Hoy en popes80.com
Más leído
Publicidad noticias dcha