Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Popes80 | 16 diciembre, 2019

Scroll to top

El misterio de la cabaña del «20 de abril» de Celtas Cortos

El misterio de la cabaña del «20 de abril» de Celtas Cortos
popes80

Para muchos, un misterio sin resolver. Para otros, un bonito refugio de montaña. Cabaña del Turmo o del Tormo. Para la mayoría, unos por la música y otros por la monaña, un recuerdo bonito. La historia del pop español de los últimos años reposa sobre un puñado de canciones que no pasan de moda, y que figuran en la mayoría de los recopilatorios. Una de esas canciones es 20 de abril, la canción bandera de Celtas Cortos y el grito de guerra de varias generaciones. 

La letra de la melancólica 20 de abril siempre ha tenido una zona oscura, desconocida para la mayoría. Se trata de la primera parte de su estribillo: “¿Recuerdas aquella noche en la cabaña del Turmo? / Las risas que nos hacíamos antes todos juntos / hoy no queda casi nadie de los de antes / y los que hay han cambiado, han cambiado”.

¿Qué será eso de la cabaña del Turmo? ¿Existe la cabaña del Turmo? ¿Es el Turbo, el Turmo, el Tormo, el Turdo…? El grupo se ha referido muy escuetamente a este lugar en algunas entrevistas, pese a que es una pregunta recurrente. Si aún estás entre los que aún tienen esas dudas, hoy Popes80 tratará de resolvértelas. 

El lugar al que hace referencia la canción de Celtas Cortos es en realidad La Cabaña del Tormo. Un refugio de montaña que está situado en el Valle de Estós (Benasque, provincia de Huesca), un entorno precioso que el grupo o su vocalista y autor de la letra frecuentó tiempo atrás.

Se trata de una cabaña abierta que cuenta con “chimenea, mesa y banco”, además de una “plataforma de madera para dormir en dos pisos”, según la web de montaña y alpinismo www.madteam.net. Su punto para localización mediante GPS es x:295875 y:4727175. 

Hoy el refugio ha sido rehabilitado después de que en 2017 se pusiera en marcha una campaña de crowdfunding con el que se recaudaron 4.000 euros, la mayoría gracias a la mítica canción de Celtas cortos. La comunidad de propietarios y el Gobierno de Aragón cubrieron lo restante hasta los 18.000 euros que costó la reforma. Durante el verano del 2017 fue posible alojarse en ella -para los grandes donantes de la rehabilitación-, aunque posteriormente su usó se destino a alojar a pastores trashumantes de la zona.

La obra era urgente porque el refugio había quedado parcialmente sepultado en 2015 por un alud.

Vea a continuación una imagen de la Cabaña del Turmo:

La cabaña del Turno. Imagen de Pirineos3000.com

Otra imagen más reciente de la cabaña:

Enviar un comentario