Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Popes80 | 28 julio, 2021

Scroll to top

El Juan Antonio Canta que no supimos escuchar

El Juan Antonio Canta que no supimos escuchar
popes80

Pasó a la posteridad por lo único que él deseaba olvidar: El rap de los 40 limones, que disparó su fama tras su entrada en Esta noche cruzamos el Mississippi, el programa de moda en 1996, dirigido por Pepe Navarro. Juan Antonio Canta y Pepe Navarro se conocieron una noche en la sala Libertad 8. Allí estaba también su amigo y compositor de Objetivo Birmania Carlos de France.

La escena ha quedado recogida en Nos vimos en los bares. «Navarro estaba entonces en la cima televisiva con Esta noche cruzamos el Missippi«, escribe Itxu Díaz, «se quedó prendado de Juan Antonio y lo fichó para el programa. Por desgracia, Juan Antonio se convirtió en uno de tantos juguetes rotos de la televisión, soportando la explosión de popularidad que le proporcionó una de sus obras más irrelevantes, El rap de los 40 limones y sus apariciones diarias en el programa. Mordido por el bicho de la depresión, se suicidó el 22 de diciembre de 1996 con tan solo 30 años».

Esta fue la famosa actuación de Juan Antonio Canta en Telecinco:

Sin embargo, Juan Antonio Canta había dejado muy atrás los años en Pabellón Psiquiátrico (1986-1992) y había encontrado su manera de componer, repleta de momentos de talento e inspiración. Su nueva vida musical era él mismo, con sus letras, su voz cascada, y una guitarra acústica que a menudo incluso evitaba amplificar en sus actuaciones.

Su primer disco, Las increíbles aventuras de Juan Antonio Canta, es buena muestra de esa tendencia, y quienes han podido escuchar las maquetas del segundo, que nunca pudo terminar, señalan que era la confirmación de un talento que había pasado desapercibido hasta entonces, repleto de sensibilidad, de personalidad, de sencillez.

Tras su desaparición, aún podemos detenernos en las canciones del primer álbum, más allá del single que popularizó Pepe Navarro, y encontrar muestras de ese brillante oculto que fue engullido por la fama televisiva, por la misma rueda de usar y tirar que él pretendió satirizar con su famoso rap de los 40 limones.

A continuación, algunas de esas canciones, incluida Jaula de los monos, que tanto impactó a Carlos de France la noche en que lo vio tocar por primera vez en Libertad 8.

Enviar un comentario