Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Popes80 | 28 enero, 2023

Scroll to top

Carlos Ann: «Siempre quise tener una libertad creativa cien por cien»

Carlos Ann: «Siempre quise tener una libertad creativa cien por cien»
Alberto García Valdegrama

¿Cómo estás, cómo va todo?
De maravilla, muy contento porque siempre que se edita un disco estás con un subidón permanente que cuesta bajar de la nube, sobre todo después de lo que se tarda en fabricar un disco

Un dios agotado, Defender lo nuestro, El mal y el bien y Haciendo lo de siempre, son los cuatro primeros sencillos de tu undécimo disco, El libro negro. Cuatro mensajes duros de advertencia y alerta. ¿Hay esperanza?
Creo que sí. No se puede hablar de una globalidad sobre lo que está sucediendo en la tierra, pero creo que está sucediendo una nueva sensibilidad humana. Y la esperanza no hay que perderla, al contrario, estamos saliendo del embrión, aunque nos queda mucho trabajo por realizar.

¿Qué otros temas se encuentran en el nuevo álbum?
Para Han secuestrado el futuro me basé en una conferencia que dio la filósofa Marína Garcés que me llamó mucho la atención, porque hablaba de que nuestro futuro actualmente está hipotecado. Que directamente nos han secuestrado el futuro y nos cuesta verlo con claridad. Tras esa charla contacté con ella y desarrollamos el tema juntos. La canción de los vivos plantea: ¿qué harías si te quedan pocas horas de vida? El tiempo que tenemos en la vida es un valor añadido, es oro y a veces lo malgastamos. Buenas noches, Madrid es una canción que debía a Madrid, después de tantas veces yendo, tantas noches y tantas fiestas. Quise hacer un homenaje a la Madrid nocturna, a la Madrid vampírica y que contrastara un poco con el resto. La siguiente bomba habla del uso que hacemos de las redes, de la artificialidad y de que estamos sucumbiendo ante la falta de realismo.

Imagino que preparado e ilusionado para actuar en febrero en México
Sí, llevo muchos años actuando en México. Todos los discos los he presentado ahí. Haremos un concierto presentación y en agosto volvemos con una gira.

¿Visitareis algún otro país latinoamericano?
Probablemente Argentina más adelante. Y si va bien iremos a Colombia, que ya fui a tocar alguna vez y estamos intentando repetir. Lo que pasa es que cada país latinoamericano es un mundo en sí mismo, tan especial que las personas que lo llevan tienen que trabajar mucho para que eso suceda.

Echando la vista atrás, ¿qué le dirías al Carlos Ann de 1999? ¿Cómo has evolucionado desde entonces?)
Como cualquier ser humano. El hecho de que pasen los días y envejezcas te da una percepción o punto de vista de las cosas a veces un poco diferente. Selecciono más que antes, cuando eres jovencito te tomas un vino de tetrabrick y alucinas, ahora el que te tomas será bueno. Para mí no han pasado tantos años, han pasado menos y lo único que le podría decir es “aguanta, aguanta, que va a ser muy divertido esto”.

¿Te ha sido fácil ser un artista experimental y realmente independiente desde tus inicios?
Fácil no es, ni mucho menos. El primer disco me lo autogestioné y así he seguido desde que entré en la música. Por entonces lo que era la autogestión ni existía ni se llamaba así. Siempre quise tener una libertad creativa cien por cien, quería hacer los discos sin que interfirieran y eso es una decisión que tienes que tomar, y jugar fuera de los cánones de la industria discográfica. ¿Es fácil? No, al contrario, pero lo volvería a hacer. De hecho, actualmente, hay muchos artistas, compañeros y músicos que se quejan de que son sus propios empresarios. Como ser el amo y el esclavo, por decirlo de una forma metafórica. Pero es que yo lo he hecho toda mi vida y estoy tan acostumbrado a ello que incluso gozo. Te voy a contar una anécdota que no he contado a nadie. Varias veces una misma multinacional iba detrás de mí para ficharme y evidentemente expuse de una manera natural todas las condiciones para que me dijeran que no. Y en una reunión me dijeron “es que no eres manipulable”.

Todo un elogio
Claro, fue un elogio increíble. Me dijeron que no era manipulable y que no daba mi brazo a torcer y efectivamente, porque creo que en la obra el que tiene algo que decir es el artista y en una discográfica tiende a opinar todo dios, un agobio. Y, como además hablaba con compañeros artistas que estaban en multinacionales, lo tuve claro desde el principio. Yo quiero ser feliz, levantarme feliz y con ganas de componer, escribir, vivir la vida, sentir la vida. Y eso lo he mantenido hasta ahora. Me levanto con una ilusión que alucinas.   

Realizaste la banda sonora de Rec y Rec2, y el tema Hada, curiosamente muy bailable, se incluyó en otras dos películas de terror: Para entrar a vivir y La monja, ¿qué te une al género de terror?
La vida me conectó con los directores. De hecho Paco Plaza y Jaume Balagueró se me presentaron ellos cantando canciones mías sin saber quienes eran. Fue una noche en Barcelona y pensaba “estos tíos qué borrachos y qué pesados son”, luego ya me dijeron otras personas quienes eran, fuimos coincidiendo en otros bares de noche, al final nos hicimos amigos y fue cuando nació la propuesta. Y lo de La monja fue algo similar. No soy ningún experto en el género de terror y quizás sea el cine que menos frecuento.

Publicaste el poemario Líneas Perdidas en 2010, ¿volveremos a verte en las librerías?
Sí. De hecho, escribí un libro durante estos dos últimos años y ahora estamos estudiando cuando sacarlo. La historia es curiosa, una chica en México me regaló un cuaderno negro muy bonito, lo guardé en la mochila e hice un pacto conmigo mismo, que iba a escribir cuando me apetezca o cuando el libro me reclame a mí, pero con la única condición de que no voy a releer lo que he escrito. Un día llegó a su fin, lo dejé reposando en una estantería y al cabo de un tiempo lo empecé a leer y vi que había una conexión, un argumento. Es lo que me apetecía escribir en cada momento y para mí es importante.

¿Qué otros sonidos te gustarían experimentar musicalmente?
Nos hemos sobreexpuesto a los cantantes y me gustaría revindicar ahora la música instrumental como se llegó a hacer en los 90.

Como hicieron Azul y Negro, por ejemplo.
Sí, es un grupo que se debería revindicar, porque en la época en la que hacían su música era muy difícil en España. Consiguieron tener su hueco llegando a estar en todos los programas televisivos y ser sintonía de la Vuelta Ciclista a España.

¿Qué escuchas últimamente?
Intento devorar música nueva cada día. Soy un culo inquieto, mi vida ahora transcurre por dos lados, música que no había escuchado antes y por cosas nuevas. La música urbana no me interesa mucho, ahí no entro.