Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Popes80 | 2 abril, 2020

Scroll to top

Así suenan las once rutas desiertas de Diego Vasallo

Así suenan las once rutas desiertas de Diego Vasallo
popes80

Tras largos meses de espera, ya está a la venta el esperado nuevo disco de Diego Vasallo, Las rutas desiertas. Once nuevas canciones del ex Duncan Dhu que elevan la apuesta de los dos sencillos adelantados hasta ahora, recibidos con extraordinarias críticas: Cargamento y Allí te esperaré.
Diego Vasallo presentará en directo las nuevas canciones -repasando también temas de sus discos anteriores- durante el presente año.

El disco, el séptimo en solitario del artista, nos muestra a Diego Vasallo en un gran momento compositivo, y da continuidad a Baladas para un autorretrato, editado en 2016, y también bajo la producción de Fernando Macaya, de Los Deltonos.

«Hay una claridad casi obscena entreverada entre tanta poesía, un farol de luz al pie de muchos de los versos nuevos de Diego Vasallo», escribe Itxu Díaz en Entre esperanza y anhelo, «nadie piense en traición; es la franqueza de un artista que refleja un momento de vida con honradez y que, de todos modos, no renuncia a los galones de Cioran de San Sebastián porque sabe que, después de todo, somos el cargamento que portamos, su luz y su penumbra, su ayer y su mañana»

A continuación las once nuevas canciones del artista que integran Las rutas desiertas:

Esta noche no se parece a ninguna

Junto a la llegada a las tiendas del álbum, el músico ha presentado también el tercer single de este nuevo disco:

Esta es la letra de Esta noche no se parece a ninguna:

La luna cumple su cometido
de enamorar a los desprevenidos
esta noche que no se parece ninguna.
Los campos extienden su quietud
como el avance de una multitud
con el estruendo de una canción de cuna.
Dime si hay mar de fondo bajo el firmamento
o son sólo nuestras respiraciones,
si hay pan de oro recubriendo los lamentos
si el porvenir es de los madrugadores.
Las malas hierbas no tienen dios,
Crecen soledades de dos en dos
en esta noche que no se parece a ninguna.
El horizonte tiembla bajo el cielo
como si quisiera levantar el vuelo
allí donde las estrellas se desnudan.
Dime si nunca renunciaremos al presente
o si este para siempre sólo es provisional,
si nuestro tiempo se acaba lentamente
o es sólo una huida que no puede acabar mal.

Enviar un comentario